Ni me creo ni me dejo de creer las filtraciones que circulan por ahí levantando nombres con destino a la Delegación del Gobierno en Andalucía. Lo que sea sonará, por supuesto, pero lo que parece claro es que el nombre que al fin salga a la luz alumbrará, al menos para los entomólogos de nuestra política, un horizonte político en el que podrá entreverse el futuro inmediato. ¿Situará Sánchez en esa barbacana a un rival declarado de doña Susana o, por el contrario, confiará el papel de centinela a alguien más bizcochable? Él verá lo que hace, porque lo que se juega en Andalucía es mucho, acaso demasiado para andarse con bromas desde Madrid. Desde allí se han arrancado ya al menos dos Presidentes de la autonomía, pero sin duda aquellos eran otros tiempos y otras muy distintas las “dramatis personae”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.