Hasta Huelva se han “bajado” los consejeros de Innovación, Ciencia y Empresa, Martín Soler, y el de Empleo (más bien habría que decir el de “desempleo”), Antonio Fernández, para dorar la píldora, a estas alturas tan deteriorada, de la situación de nuestra industria y nuestro trabajo. El primero ha descubierto la pólvora y pide ahora “diversificación y redefinición de la industria”, no sé si les suena, y el segundo se ha dejado caer, en medio de la catástrofe, diciendo que un ERE “no es una tragedia” y que “incluso puede ser curativo”, afirmaciones que habrán levantado el vello a los parados pero que se explican enteramente porque para él son, efectivamente, ciertas. Gobierno y Junta tienen que reaccionar ante esta situación límite. Venir ahora con paños calientes constituye una intolerable tomadura de pelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.