No poca gente tuerce el gesto ante la indulgente sentencia que condena a los rebeldes catalanes y crece la expectación ante la proximidad de la que decidirá la suerte de los altos implicados en el “caso ERE”. Los mismos que siguen a los corruptos les desean un mal fin y la Justicia, que lo sabe, se tienta la ropa antes de sentenciar. Y por si algo faltaba, días antes de las elecciones habrán de comparecer los tres últimos Presidentes de la Junta ante la comisión parlamentaria que juzga el desafuero perpetrado en la Faffe, al tiempo que el registrado en Invercaria no se cae de los titulares. Malamente se abre un otoño encaminado, al parecer, a otra crisis económica y en medio de la trifulca partidista. ¡Que Dios reparta suerte! Falta nos va a hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.