Un grupo de airados manifestantes irrumpió el domingo en un museo de Avignon y destruyó a martillazos una de las “performances” más ingenuas y blasfemas de los últimos tiempos: el “Cristo en orinas” de un tal Serrano especialista en este negocio del escándalo con pretensiones artísticas. Casi coincidiendo en el tiempo, la delegación del Gobierno madrileña ha prohibido a una serie de grupos anticatólicos provocar en Madrid el Jueves Santo exhibiendo una procesión atea “inspirada en pasos de la fe cristiana”. Y en fin, en Youtube está arrasando un single de Lady Gaga titulado “Judas” en el que, disfrazada de Magdalena, manifiesta –ignoro con que grado de razón– ser “una tonta santa” enamorada del desdichado discípulo. Los sociólogos de la religión, que previeron y han visto más que relativamente confirmado el proceso de secularización de nuestras sociedades, no incluían entre los factores previsibles del cambio anunciado esta colaboración militante del adversario tradicional sino que lo esperaban como simple consecuencia de la evolución social: serían las condiciones sociales nuevas, tan incompatibles con la mentalidad tradicional, las que acabarían desacralizando la vida y costumbres de los países industrializados, no las soflamas protagonizadas por los militantes rivales. Vivimos el extraño “revival” de un ateísmo que ha cambiado su impronta intelectual por su mordiente blasfema y, no cabe duda, además, una intensa campaña anticristiana que se compadece mal con la presunción de la hegeliana “muerte de Dios” renovada a su manera, sobre las huellas de Max Weber, por la poderosa maquinaria funcionalista. El activismo laicista ha roto en algunas universidades españolas, por otra parte, en una simple y rudimentaria provocación que pretende impedir la libertad de culto a base de forcejeos y parodias irreverentes, una empresa burda que queda ya muy lejana de la militancia ateísta tradicional. Una cosa era el último Puente Ojea estirando al límite sus argumentos y otra bien diferente la coacción pandillera que vienen protagonizando entre nosotros cuatro insolventes amparados por la permisividad rectoral.

 

Mal asunto, en todo caso, ver acosada la libertad de conciencia y cuestionado el soberano derecho al respeto que asiste a los creyentes en lo que sea y que con su actitud tratan de negar estas nuevas inquisiciones, porque con razón se dijo que si el ateísmo lograra propagarse daría lugar a una nueva religión tan intolerante, al menos, como las antiguas. El tiempo ha acabado confirmando la previsión de Balzac de que una sociedad de ateos impondría sobre la marcha una nueva religión.

4 Comentarios

  1. Así como la hipocresía es un homenaje que le rinde el vicio a la virtud, así me parece que esta gentuza, sin quererlo , rinde pleitesía a la religión y a la fuerza de la fé a la cual pretenden insultar. Espero que dentro de algunas décadas ni eso nos quede porque nadie , salvo un puñado, se acuerde de quien era Jesucristo.
    Son miserables cobardes y ya me gustaría a mi que les impusieran multas millonarias a ver si escarmentaban….Una buena paliza no es muy cristiano…
    Besos a todos.

  2. A ver qué se puede añadir. Por mi parte sólo una cosa: que esa actitud anti por muy generalizada que pueda estar y aparte de casos como la descererada de la Gaga, en españa es producto del zapaterismo, un producto calculado contra el P po lo que ellos llaman la derechona a la que se trata de identificar con posturas rancias. Esta gente desconoce que existe un dináminco cristianismo nuevo, incluso dentro de la Iglesia, aunque más bien fuera de ella pero su actitud, en todo caso, es intolerante e injusta porque ataca la libertad de creencias. No deberíamos ser tolerantes con quienes no lo son.

  3. Paciencia. Nada de esto es nuevo ni dejará de ser actual. La fe no está al alcande de la mera voluntad. A lo que no hay derecho es a que se niegue la libertad de cada cual a ceer y parcticar su religión. Paciencia, insisto.

  4. Me gustaría saber cuál de esos valientes ateístas tendría huevos de ofender al Islam en forma parecida.

    Servidor de Vds. es ateo confeso pero respeta a los creyentes de todas las religiones.

Responder a Pepe Griyo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.