Ése es le dilema habitual del PSOE, el principio metodológico que articula sus estrategias parlamentarias. Que presenta un proyecto el PP o IU, pues se le tumba con la mayoría absoluta o pactada a precio de oro, y a otra cosa, por necesaria y hasta urgente que pueda ser la materia que se propone regular. La atención a las víctimas, sin ir más lejos, fue antier rechazada por tercera vez en esta Cámara de piñón fijo, en ausencia de Chaves, para más inri, y argumentada por un tercerón desconocido que se agarró a la lenguaje duro y a la agresividad como a un clavo ardiente. Las víctimas pueden esperar. Hasta que el PSOE decida, por lo menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.