El apoyo decisivo dado por el PSOE en la Diputación de Almería al PAL, el partido del “caso Poniente”, demuestra que ambas formaciones viajan en el mismo barco, más allá de protestas y desmentidos, y a pesar de las vivas reacciones provocadas por la vuelta al Ayuntamiento de El Ejido –sede del presunto saqueo—de sus principales protagonistas del escándalo. Es grave que el partido en el Poder se de la mano con un socio sobre el que pesan tan temibles acusaciones en lugar de forzar su aislamiento mientras los jueces aclaran lo ocurrido. Tan grave que parece complicidad ante una manera de entender la política que hace mucho que debió ser puesta fuera de circulación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.