No hizo falta el decretazo. La Junta “del cambio” ha conseguido romper el viejo enroque y pactar a varias bandas el primer intento histórico de despolitizar, en la medida de lo posible, incluso a Canal Sur . Alguna voz marginal protesta con el argumento de que lo logrado no es sino un reparto de cromos, pero un sensato y elemental posibilismo aconseja ver en esta convergencia inédita un avance respecto de la dependencia radical instituida por el “régimen” anterior. Habrá quien repare a uno u otro entre los recién elegidos, pero pocas dudas caben de que romper el cinturón de hierro partidista que ciñó desde sus inicios a esas instituciones supone un interesante acierto político. Veremos qué juego da este acuerdo pionero y si los cambios resultan positivos. Eso sí, el mero consenso alcanzado es ya un logro prometedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.