Asombroso lo que se va sabiendo sobre el estado real de la Administración de Justicia, sobre la situación menesterosa en que se hallan jueces y fiscales, escuchar a un sindicato, por ejemplo, que fallos como el del escándalo actual “se producen a diario” o a un expresidente de la Audiencia que “el Sistema hace agua por todas partes”, al CGPJ que el fallo “ha sido clamoroso o a una alta institución  admitir que el sistema de Inspección actual no vale un duro. Y la guinda: que el “sistema Adriano”, la perla informática presentado cien veces en sociedad y exhibido como prenda de modernidad, es un cacharro incapaz de cruzar los datos precisos para controlar a un justiciable. Ahora todo el mundo ve claro lo que se venía diciendo hace mucho. Todo el mundo menos la Junta, dormida plácidamente en el sueño de la II Modernización.

1 Comentario

  1. Si supiera la gente todoas las maravillas informáticas que resultan cacharros infames que sólo sirven para hacer perder el tiempo al infeliz empleado y a hacer que desarrolle méritos para ir derechito al cielo, ejerciendo la humildada y la paciencia de un santo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.