Se podrá discutir más o menos si en Educación o en Salud ha habido “recortes” o, simplemente, lo que hay son las habituales carencias. Ahora bien, a la vista del Presupuesto 2012 no cabe duda de que el tijeretazo de Griñán ha sido morrocotudo, porque por más que se predique el mantenimiento de mantenimiento de los servicios sociales, está claro como el agua que reduciendo drásticamente la inversión pública no hay posibilidad alguna de reactivar nuestra comatosa economía. Otra cosa es que la tijera pudiera aplicarse a gastos mucho más prescindibles que la Junta prodigaba y prodiga, pero eso no parece ni de lejos en la intención de nuestros responsables. Andalucía está prácticamente parada y más que se va a parar con los nuevos Presupuestos. Si no es una enfadosa despedida del PSOE, desde luego lo parece.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.