Llevan razón los profesores de Secundaria en que el programa de Historia, ni ningún otro, debe ser cambiado en Febrero como acaba de hacerse. Ahora bien, eso de que nuestros alumnos sólo estudien nuestro pasado más que a partir de los Borbones –exactamente desde 1700—ignorando el pasado remoto e incluso la gran época nacional, carece de sentido. Bastante desgracia tenemos ya con que en España cada taifa enseñe “su” Historia sin excluir su falsificación. Que lo dejen para el año que viene si acaso, pero es evidente que sin conocer las épocas antiguas –el Medievo, el Renacimiento y el Barroco– ni entenderemos el pasado ni llegaremos pertrechados al futuro. Un país que no conozca su origen es improbable que entienda su presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.