Corrobora Chaves desde Marruecos (el primer día no quiso ni mentar la bicha) que nada sabía del cambalache de Delphi y su plan para trasladar su inversión de Puerto Real a Tánger. Es más, dice el caballero que se ha “enterado por la prensa”, lo cual, aparte de no resultar ya nada original sino más bien manido, es tan inverosímil que autoriza a pensar directamente en el camelo. Las relaciones de Chaves con el “régimen” marroquí no son una excepción en su partido sino más bien, a estas alturas, un caso más aunque, ciertamente, un caso muy especial por cuanto la Junta de Andalucía sirve a esas estrategia de penetración de punta de lanza. Pero si con tantos viajes de primer nivel no se ha enterado siquiera de la que se estaba tramando en la otra orilla es que está en Babia, y si se ha enterado, que es lo verosímil, es que ha mentido a los trabajadores y a todos los andaluces con más cara que espaldas. Estamos haciendo de embajadores en el país que nos arrebata lo poco que tenemos. Chaves tendría que responder por bien por su inopia bien por su complicidad.

3 Comentarios

  1. En la REGIÓN andaluza, el sátrapa Manuel Chaves se mueve como pez en el agua. Llevan 30 años metiendo en la Junta tantos funcionarios que deben de quedar pocos andaluces sin un familiar dentro.

  2. Tout d’accord, mi respetado Abate. Pero no menos clientelismo que en el País Vasco, donde la trama urdida por el PNV no la desenreda ni Dios Padre. ¿Y qué me dice del pujolismo? ¿O de Extremadura? Hacía años que no visitaba Mérida y no puede imaginarse el cambio. Son casos de autofagia, en que gente, gente privilegiada claro, de una tierra se come lo suyo y lo que caiga de donde sea, incluidos a los paisanos no amigos o indiferentes, a los que como dice el refrán ‘se les aplica la legislación vigente’.

  3. Por cierto, mi Abate. Con retraso: quién no es hoy un petit bourgeois, como usted acusaba ayer a Antonio Burgos. Este señor -como usted y como yo- tiene sus cosas mejores y otras menos buenas. Le choca a vd. el retrato con su gato. Yo leí el libro, el primero. Está escrito con delicadeza, con cariño a un animal que le hace compañía, en el que descubre que un animal tiene sentimientos recíprocos con su dueño. Ah, y fue recogido de su abandono en la calle. Burgos a usted no debería caerle bien ni mal pues supongo que no lo conoce mucho, ni supongo que haya leído mucha obra suya. Es un enamorado de su ciudad natal y lo proclama, aún cuando eso le perjudique.

    Fue subdirector del ABC sevillano en una de sus mejores épocas. Y lo echaron: por mantener firme su postura ante la del Teniente o como se diga de los Maestrantes sevillanos. Esa sí que es alta burguesía, aunque algunos estén tiesos. También se ha enfrentado a otros mandamases y últimamente se cachondea de la patulea de indigentes intelectuales que comen, y cómo, del presupuesto municipal sevillano. Pasó por D16 y EM. Por todo ese recorrido he ido leyéndolo, no a diario ciertamente, siendo según entendido el pionero del columnismo en la red. Peca a veces de un manifiesto chauvinismo hispalense, pero se le puede perdonar por tratarse de una cierta ‘locura de amor’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.