A pesar de lo que sabemos ya sobre el “caso Invercaria”, el portavoz de la Junta ha anunciado a los cuatro vientos que, por el momento, no hay tal “caso”, lo que, probablemente, no obsta para que esa Junta se “persone” en las actuaciones judiciales por la que pueda caer. Es siempre lo mismo: tampoco había caso Filesa, ni caso GAL, no caso Lasa y Zabala ni tantos otros que luego fueron tan gravemente reconocidos y sancionados por la Justicia. Pero el de Invercaria, como el de los ERE, han revelado ya que la gestión de la Junta ha sido durante por lo menos diez años, todo menos impecable. De que aquí se dilapidado y se ha mangado a dos manos no cabe ya duda razonable. Que Griñán apure la presunción de inocencia, no tiene nada de particular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.