Hay quien piensa que la corrupción es intrínseca a la democracia actual, que es “demasiado humana”, como diría Niestzche, para mantenerse limpia. La grabación de Punta Umbría, como la de Baena y tantas otras, demuestra que, desde el Poder, el prepuesto se ve como propio del partido y la ley como un mero estorbo que hay que saber esquivar. Expresiones tales como “Te lo digo ‘pa’ que lo sepas”, “te he dicho que éste es un tema político, más claro no te lo puedo decir”, “si quieres seguir trabajando, tú te lo piensas”, merecerían la inmediata expulsión de sus autores de la vida pública. “Somos los que gobernamos y ya está”; más claro el agua”. Dicho por un miembro de la Ejecutiva, el PSOE deberá elegir entre la expulsión o la complicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.