No escarmientan

Ni escarmientan ni, presumible y lamentablemente, escarmentarán. ¿Y por qué iban a hacerlo si tienen a la vista, desde Juan Guerra para acá, que aquí casi nunca pasa nada? Fíjense en el último presunto mangazo registrado en la Diputación de Huelva, calcado de tantos anteriores, aunque la verdad es que puestos a fijarse ahí está el caso que afecta al señor presidente del Parlamento, acusado por la Oposición –a excepción de Ciudadanos, ni que decir tiene—de apañar un contratillo navideño para una empresa de un sobrino suyo, a lo que parece, trampeando a la Mesa. Dicen que la Cámara de Cuentas va a investigar el caso pero, como comprenderán, un asunto tan feo está pidiendo a gritos una fulminante intervención política y no un mamoneo más. ¡Un Presidente de un Parlamento, ahí es nada! A ver cómo quieren que los de abajo se aprieten los machos y no se desvíen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.