Una de los fallos de la especie humana ha consistido en su incapacidad para ajustar su reproducción adecuadamente al medio. Las otras, las “animales”, ya saben, se ajustan al medio sin necesidad de que nadie les lea la cartilla, se pliegan sumisas a un imperativo natural que el gran Malthus –tan poco leído, tan malentendido, todo hay que decirlo– demostró con una simple teoría de la proporción. Pero los hombres no leen a Malthus ni se ocupan en controlar sus feromonas, sino que se reproducen, unas veces de más y otras de menos, siguiendo la imperiosa razón del sexo que es, como se sabe, ajena a toda Razón. Nunca logró la especie un equilibrio razonable de la poblaicón salvo allí donde se mantuvo tan cerca de la Madre Naturaleza como para confundir su perfil con el de las demás, sobre el fondo idílico y engañoso del “estado de naturaleza”. Cuando se “humanizó”, es decir, cada vez que trató de escapar a ese yugo ecológico para aumentar o reducir su volumen, la jodió sin remedio, según aquel sabio ya citado porque los recursos crecen en proporción aritmética mientras que la población lo hace en términos geométricos. Ésa es, en resumen, la historia, y más o menos eso fue lo que nos enseñó el insuperado talento de Alfred Sauvy antes de que las cosas se enredaran como lo han hecho, al margen de que el Poder haya tratado siempre, desde los tiempos más remotos, de controlar el rebaño en función de sus necesidades. En el mundo occidental, por ejemplo, llevamos años preocupados ante los bajos índices demográficos, consecuencia paradójica de la mejora del nivel de vida en un marco vital cada día más estrecho, hecho que ha conseguido igualar las políticas de población de las dictaduras con las de los regímenes democráticos. Franco y ZP no difieren al proponer a la pereza reproductiva la idea de que un hijo bien puede nacer con un pan debajo el brazo.

xxxxx

Por si quedaba algún gesto oportunista pendiente tras el “talonazo” del Gobierno a las paridas, el PP acaba de anunciar a bombo y platillo que, de gobernar sus huestes, no serían 2.500 euros lo que caería del cielo en el moisés del reciennacido, sino 3.000 cabales para el primer hijo, 3.500 para el segundo y 4.000 para el tercero, fantástica progresión que nos retrotrae a los tiempos en que las familias numerosas iban a El Pardo con atuendo dominical sabedoras de que el NO-DO haría famosa su imagen en todo el país. No se fían de una sociedad que debe su incremento vegetativo a la fertilidad de la inmigración y buscan estimular como sea la genética patria, no ya con el estímulo clásico del honor que supone la progenie, sino a base de alegrarle la pajarilla a los reproductores con un cheque al portador. En China, lo que son las cosas, sobra lo que falta aquí, de modo que el Poder solícito debe velar porque la reproducción no se desmande más allá del hijo único en una política estricta que no descarta siquiera la eliminación de las hembras y que ahora trata de reforzarse reforzándola con el progreso de la ganadería. “La madre tierra está cansada de mantener más hijos”, “Cría menos niños y más cerdos”, reza la propaganda oficial de un universo desbordante que a punto está de alcanzar en su órbita el cénit de los mil quinientos millones de bocas que alimentar. Ya ven qué mundos tan distintos, uno en el que se castiga la reproducción, y otro que logra el prodigio de poner de acuerdo, al menos cualitativamente, a esos dos antagonistas irreductibles que mantienen al país partido por gala en dos. Este es un mundo muy raro, en todo caso, como lo prueba que esté subiendo exponencialmente el precio del cereal por el que suspiran dos tercios de sus habitantes desde que las cosechas se dedican no se dedican a consagrar hogazas sino a producir bioetanol para nuestro tráfico insaciable. Habría que rescatar el NO-DO, tal vez, para constatar la superioridad del paritorio frente a la zahúrda. Sería nuestra penúltima oportunidad de resistor la invasión china.

18 Comentarios

  1. Hombre, qué estupendo, don gm denunciando el oportunismo del PP, eso í que es una novedad. Ya ve que no le ocurre nada por actuar con justicia.

  2. Hombre, (digo yo también), ¡pues vaya una novedad! Lo qu ele pasa a muchios de ustedes, serñoires apesebrados o simplemente fanáticos, es que nunca reconocen las críticas en su conjunto sino que aíslan las que se les hacen a “su” partido y las den por excluisvas. gm ha repetido muchas veces ese gesto imparcial. En estie blog pierde el tiempo si intenta convencernos de lo contrario.

  3. El oportunismo es de todos, la política de estímulo a la reproducción también es un tema muy antiguo que, como sabe más de un prof de esta web (hay cosas que se notan, queridos profes) ya prtodigaron los pensadores socioeconómicos en el pasado. La queja por la despoblación de España es frecuenbte y aguda en nuestra histpria, especialmente entre los arbitristas, y sigue siéndolo hoy, cuando todos nos quejamos de lo poco que nos reproducimos al mismo tiempo que pretendemos vivir mejor también todos.

  4. Ante el hedonismo que nos invade un grito recorre todo Occidente desde hace años en boca de los asalariados:

    ¡¡Que engendren ellos!!

  5. Ahí va un retazo de mi propia ‘memoria histórica’: en el año 86, en los primeros centros de salud que se abrieron en el granero andaluz -¡toma, moreno sociata!- al menos en uno que yo frecuentaba a diario, era frecuente, pues se abrieron en barrios de la banlieu -Torreblanca en Sevilla, la Chanca en Almería, las Albarizas en Marbella- digo que eran frecuentes las madres treintañeras con tres o más churumbeles. Esas historias clínicas pasaban a una enfermera especializada en explicarle métodos anticonceptivos a las señoras, ¿cómo iban a caber más niños en aquellos pisitos o casitas tan distintas de las de los chicos de las portadas de El Jueves? De aquellos (no) polvos vinieron estos lodos. No olvidemos que desde hace veintimuchos años, enseñanza (horreur) y sanidad (otro horreur) están en manos de quien están. Aznar, Raxoi, Zaplana y Acebes no tienen ni mijita de culpa de la parte que toca a Vandalucía, aunque entre los cuatro cornearon a Manolete hasta la muerte y provocaron la catástrofe de la Armada Invencible.

    Hoy sigo sin ver claro lo de la píldora postcoital, recetada a menores, sin conocimiento ni responsabilidad de sus padres. Quitarse el posible niño se ha convertido ya en un juego para las que tienen edad casi de seguir con sus barbies. Esas menores tan hiperprotegidas si matan a una compi y sólo tienen diecisiete añitos y once meses.

    ¿Quién me compra este misteriooo? Adivina, adivinanzaa…¿Por quién llora/ por quién sufre la Parralaa?

  6. ¿Y no le parece paradójico, estimado Abate, que sean los hedonistas privilegiados los que reduzcan la natalidad mientras se reproducen como locos los hambrientos? Creo que estos temas hay que verlos con mayor seriedad, y me ha parecido que el trato que ja daba al tema iba por ese camino. La reducción de natalidad es explicable pero seguramente mala, y tal vez suicida para una humanidad de lujo que pronto no sabrá qué hacer con sus mayores como ya apenas sabe qué hacer con sus niños. Tema para pensar despacio el de hoy.

  7. Bienhallados, amigos blogueros. Una buena columna la de hoy, un tema que tiene mucho bajo la apariencia. Me quedo con la broma de que, tocante a natalidad, se igualan Franco y ZP.
    Buen comentario el de Rapero, pseudónimo que me pega poco con su nivel cultural y su culta intención.
    (Por cierto, yo también protesto por la agresión de Abate a Burgos, a pesar de que se trate de un autor al que yo siga o admire. Debió pensar (el Abate) en algo que llueve sobre mojado: en que no es educado aporvechar la hospitalidad de jagm para meterse con sus amigos.

  8. No querido hermano, ni mucho menos me parece paradójico. Ya hace mucho tiempo que los españoles nos defendemos de los acaparadores de plusvalías ajenas, no dándoles carnaza propia para el futuro.
    Si ir más lejos: Mi hermana la mayor con una sola hija, la pequeña con varón y hembra al igual que el que suscribe. Cientos de miles de parejas en España no pasan de uno-dos hijos ni con un decreto ley que les obligue.
    Y además la Iglesia Católica, con el celibato, nos ayuda a ello.
    Las multinacionales que se espabilen si quieren mano de obra barata de occidentales.
    Aunque estos inmigrantes que ahora humildemente trabajan por 1-2 € la hora, en cuanto cubran sus mínimas necesidades y comiencen a tomar conciencia del manejo a que están sometidos, prenderán de nuevo el fuego a todo lo que esté cerca de ellos.
    Cuídese y verá un futuro cercano como nunca llegó a imaginar.
    Todas las premisas necesarias se están cumpliendo para el desastre de esta sociedad enajenada.

    En cuanto al amigo Berlín le digo que deje tranquilo al amigo JaGM, pués nuestro anfitrión no necesita ayuda para caminar por la vida con consejos estériles.
    Entre la educación y la honestidad, priorizo esto úlltimo.

  9. Realmente sobra el comentario de Sociata, al que de una vez por todas habría declarar mascota del blog, porque está a la vista que gm sólo señala la coincidencia de contrarios, me parece a mí que para reforzar esa conclusión divertodísima que apunta a que el sexo y la Razón no hacen bienas migas. El oportunismo del PP ha sido esta vez un poco infantil, pero que tire la primera pioedra quien esté libre de ese pecadillo en la partitocracia.

  10. ¿Será el oyente que esta mañana ha llamado al programa de Carlos Herrera para opinar y, ya de paso, saludar a don ja, de cuya amistad ha presumido, alguien de este callado blog? ¿Será tal vez don Griyo, silencioso estos días, p tal vez algún tonsurado? No tengo más pista que las que me da el instinto, pero apuntan hacia esa parte. ¿Podría ser Perogrullo quizás el oyente sin nombre? Si fue cualquiera de ellos, don ja se merece el elegio (esta mañana se lo ha ganado a pulso, por lo demás) y él ha estado muy pero que muy juicioso.

  11. Grave y antiguo problema, en efecto, y cuerda conclusión la de que contratsa la facilidad de autorregularse de todas las especies menos de la humana… Los chinos han fracasado a pesar de su dureza y hasta de sus crímenes para contener la larea demográfica, pero el dái en que definitivamente se les vaya de las manos el asunto, quien lo va a lamentar es el resto del mundo.

  12. ¿A que va a resultar que quien está en el justo medio es el papado con su doctrina de la paternidad responsable? De considerado ser así ruego a don Perogrullo y otros agnósticos o ateos que rindan homenaje semipúblico en esta página a los Sumos Pontífices.

  13. Juas, juas, juas, don Roque, no me toque el palitroque, pero he de reconocer que esa noción moral y ética debería ser cívilemnet obligatoria. ¿O es que puede oponerse algo a la paternidad responsable, la quiere alguien irresponsable tal vez? Vea que no se le caen los anillos a este librepensador que hoy, como tantos días, ha aprendido algo con la columna de nuestro amigo gm, a quien esta mañana, yo también, escuché explicxarse en la radio, que hay que ver qué bien lo hace el jodío y qué gracia tiene.

  14. Tema delicado, bien tratado, simpática prosa. El jefe raramente me defrauda; lo digo porque hoy parece que va la cosa –y lo celebro– de pequeños homenaje a este incansable.

  15. 20:43
    ¡¡Rotundamente no, querido Prof. riojano!!
    Este humilde ortóptero no ha movido un elitro en toda la mañana. Estaba fuera de cobertura radiofónica haciendo gestiones burrocráticas y ni siquiera se ha enterado de la intervención de nuestro ja. Mucho lo siento.
    ++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

    La humanidad, desde el principio de los tiempos, se ha portado tan irracionalmente como los topillos que nos invade estos días. Cuando puede se reproduce sin más límite que el del alimento disponible y el hambre ha sido desde siempre el único control demográfico hasta el día en que una parte de esta humanidad irracional descubrió la forma de disfrutar del incentivo para la procreación sin si la lógica consecuencia. De aquellos si polvos vienen estos lodos.

    No tengan duda de que a medida que se integren nuestros inmigrantes y vean que cómo su descendencia reduce su nivel de vida harán un corte de manga a los 2.500€ 3.000 o los que les propongan pero entenderán, como decía un compañero de mi juventud, que es mejor tener un coche que un hijo.

  16. Nadie pudo hasta ahora separar sexo y reproducción salvo el hombre libre moderno. Curiosidad es que la Iglesia, por poner un ejemplo que todos conocemos, persigue el sexo pero fomenta la reproducción (desde el Génesis).

  17. Esa cita de Malthus, acompañada de esa justísima protesta por su desconocimiento, me han encantado. Esatomos inventando al malthusianismo al revés.

  18. ¿”El fondo idílico y engañoso del estado de naturaleza”, querido profesor? ¿Y a su/nuestro bienamado Rousseau, dónde me lo deja? No desprecie a la Madre, pues acaso nuestros males radiquen en nuestro progresivo alejamiento de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.