El grupo de funcionarios de Medio Ambiente que denunció al Defensor la operación, fraguada por Fuensanta Coves en el último momento de su mandato, de sustraer a la Administración autónoma 200.000 hectáreas de monte público para cedérselas a la empresa pública Egmasa en régimen de “Administración paralela”, pide ahora al Defensor que denuncie al fiscal el boicot de la consejería a su petición de informes. Van a conseguir poco, desde leuego, como bien sabe ese paciente Defensor, porque ninguna táctica le ha dado más resultado a la Junta que la callada por respuesta. Egmasa es un gran negocio, eso es todo, y Chaves sabe lo que hace al crear ese doble carril, administrativo, razón por la que la consejería –el viceconsejero, en concreto– puede dormir tranquila. El Defensor, no obstante, tendría que darles un susto. Sería bueno para todos pero, sobre todo, para él.

1 Comentario

  1. ¡Ay, estimado D. JA!, uno que ha conocido aquella casa por dentro no le extraña su comentario. Gente seria que tienen que compaginar su ecologismo activo con su traje funcionarial y en especial con los marrajos que los mandan. ¿Empresas Públicas como “Administraciones Paralelas”?. Más bien como “Administraciones Pirateras”. Si yo le contara…..

Responder a Antonio Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.