No hay una comisión investigadora en el Parlamento desde que, durante la legislatura de “la pinza” PP-IU se trató de investigar la condonación a Chaves y sus amigos de un préstamo millonario que debían a Caja Jerez. Natural, nadie tira ni deja tirar –si puede—piedras contra su propio tejado. Por eso no sabremos nunca si de verdad hubo y ya no hay hongos en los hospitales, si hobo o no pelotazo en Sanlúcar la Mayor, cómo funciona en realidad el clan familiar de Chaves en la Junta ni tantos otros casos inquietantes. La última vez que la mayoría sociata rechazó una comisión de ese tipo fue el jueves al cerrar el paso a la propuesta de que se averigüe por qué la Junta hizo desaparecer de las listas del paro, antes de las elecciones a unos, 10.000 andaluces. Lo malo es que cada rechazo cerrado de este tipo conlleva que mucha gente dé por demostrado lo que sin otra razón que el peso parlamentario se trata de ocultar. Si lo tapan, será por algo, suele pensarse. Y resulta evidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.