El fiscal Llera, hoy consejero de Justicia y baluarte anti-ERE de la Junta, no quiere más transparencias que las justas. Dice, sin cortarse un pelo, que los medios airean demasiado los golfeos en que hay políticos de por medio y que eso produce el “efecto perverso” de que los jueces hagan política y los políticos pretendan hacer justicia. Sería mejor, por lo visto, según el fiscal-consejero, cierta autocensura, un tencontén de la libertad de expresión y de la de información, una migaja de disimulo en favor de esos políticos que desacreditan la democracia en beneficio propio. Queda preguntarse si se refiere a todos los políticos o sólo a los de un bando, pero descuiden porque esa duda no la despejará mientras le dure el momio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.