A los valderitas no los van a despegar del escaño ni con agua caliente. Y si no, consideren el estrecho margen racional que la realidad concede a una “izquierdísima” cuyo portavoz ha dicho en el ambón que el “recortazo de Griñán” es “fruto de una ideología a la no le importa la gente ni sirve para nada” y, sin embargo, había que votarlo, mientras en la puerta del Parlamento se desgañitaban los funcionarios expoliados. A ver qué va decirle ese portavoz a los dos diputados que rompieron la disciplina y votaron en contra. Ser y ejercer de “marca blanca” del PSOE arruinará seguramente a IU pero, mientras tanto, ahí seguirán esos beneficiados que en su vida se han visto en otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.