El presidente venezolano Hugo Chávez está haciendo, según se dice, la revolución televisada. Habla en directo a los ciudadanos pero desprecia a las instituciones, se amiga con los caudillos del indigenismo como heredero de Castro, planta cara al Imperio y se pasa la libertad por la faja como los matadores seguros. Claro está que la revolución bolivariana es una cosa compleja, un concepto indefinible (Bolívar va para santo en aquel país de santerías) que debe compatibilizar usos actuales con viejas utopías sin dejar de pedalear para que la máquina no se pare. Su último invento ha sido el “trueke” (sic), el viejo intercambio no dinerario, el “do ut des” con que la Humanidad cebó sus primeras etapas hasta que descubrió el maldito parné. Así en el pueblo comunal de Bella Vista, en la comunidad de Uriche que está en estado de Yaracuy, el propio Gobierno ha impulsado una feria de intercambios en la que el mercado no funciona con bolívares sino con unas papelas llamadas “lionzas” en honor de una leyenda del candomblé, y utilizadas por un “Grupo de Trueque Bolivariano” constituido por medio centenar de “prosumidores” (agentes que producen y consumen a un tiempo) dispuestos a intercambiar sus productos –dulces o camisas, adornos o jugos de chicha– a razón de valores (precios, ay) establecidos por los propios agentes aunque revisados por un organismo oficial. Una “lionza” valdría mil bolívares pero no es convertible en moneda, lo que garantiza, a juicio de Chávez, que será usada para vivir y no para acaparar, es decir, para asegurar el “trueque solidario” que ya fuera entrevisto por Mauss o Malinowski y del que dieran noticias tantos viejos maestros, empezando por Adam Smith cuando habló de Malasia. El antropólogo Herkovits, al que todavía leíamos en la Facultad en mis tiempos, censó como pueblos de trueque a los isleños de Isasi o los jabin de Nueva Guinea, a los veldas y singhaleses de Ceilán (que aún no se llamaba Sri Lanka) y a los kpelles y golas de Liberia, pero recuerdo un poético texto académico en el que se contaba como ciertos pueblos malayos dejaban de madrugada en un calvero su miel o su caza para recoger por la mañana las ofertas que, con cotrapartida, les harían los cingaleses, una práctica que se denominó trueque o comercio “mudo” y que tal vez encerrara en su ingenuo seno el invento futuro del mercado. Vean qué modo de retroceder al Neolítico por la tele, en directo y en tiempo real.

xxxxx

Eso sí, el “trueke” vale sólo para los pobres, para la inmensa legión de pringaos excluidos del festín del petrodólar en aquel país riquísimo pero tan mal distribuido como la inmensa mayoría (o más). La deuda pública de esta Venezuela a caballo entre el pasado perfecto y el futuro más problemático asciende a 40.000 millones –no de “lionzas” sino de dólares– según el régimen, y a 70.000 según la oposición, y antier como quien dice el dictador anunciaba una oferta pública de bonos del Estado que alcanza los 1.500 millones de la misma odiada moneda imperial y a la que, obviamente no están convocados los “prosumidores” de Yaracuy sino los inversores puros y duros de toda la vida, qué duda cabe que incluyendo a los de la nueva clase política. En el ámbito ingenuo del indigenismo, hemos de ver todavía, probablemente, muchos numeritos como el del “trueque solidario”, pura prehistoria burocratizada para colorear el telediario y poner un fondo de arpas y maracas a los kilométricos discursos de ese pintoresco dictador que, ante la pasividad connivente de tantas democracias, anda preparando ya su mandato vitalicio. En el “mercado comunal” de Urachiche una enorme pancarta anima a los “prosumidores” con la consigna “Lleve pa’ que el indio traiga” que, como ven, no precisa comentario. Me he acordado de que Smith, hablando de “la riqueza de las naciones” aseguraba que jamás un perro cambió con otro un hueso de manera deliberada.

18 Comentarios

  1. En estos jardines de la socioeconomía, servidora es una vez más consciente de su enciclopédica ignorancia. Confieso que he practicado el trueque -sin k, maldita sea- con mi amigo el jipy que vende libros usados en su tenderete. Yo le llevo un tarugo de cuatro o cinco librejos de usar y tirar y si tiene algo que me interese, se empeña en regalármelo, aunque siempre le dejo un euro simbólico diciéndole que para que tome café. Muchas veces me vuelvo de vacío y él me dice dónde tengo un café pagado.

    El gorila bolivariano cualquier día nos inventa la rueda. Ya ha conseguido que un par de monaguillos le levanten la casulla mientras hace la elevación de sus patochadas. Está efectivamente mal, muy mal repartida la riqueza desde el Río Grande hasta la Patagonia. Pero el vecino rico del norte no haría mal en meter la mano en su pechito y procurar dentro de sus posibilidades, en vez de llevar a sus muchachos al matadero islámico, ejercer un control ético con unas leyes justas de lo que los potentes capitales el imperio, casi nunca a pecho descubierto sino bajo siglas indescifrables, exprimen a esos indiecitos tan ingenuos, perdidos entre el hambre y la demagogia de los ‘illuminatti’ que los redimen con palabras huecas utilizando eso sí, los medios de difusión capitalistas que tan bien han aprendido a manejar.

  2. Eso se llama “regreso” no “progreso”. No hemos de tardar en ver el daño que estos locos ignorantes causarán a la gran región.

  3. Tengo mal recuerdo de mis trueques infantiles.

    No se como me las arreglaba, pero siempre salía perdiendo. Tanto en el cambio de “chapas”, bolas ó tebeos de R. Alcázar y Pedrín, me quedaba siempre con lo más deteriorado.

    Desde entonces nada cambio. Regalo lo que considero inservible para mí, o lo lanzo al contenedor.

    Curiosidades del Chavismo: Copio un extracto de la entrevista del portavoz del PsoE, -el diario “El País”- a Simon Rattle director de la Orquesta Filarmónica de Berlín…:
    **********************************************************
    Venezuela es fundamental para ustedes, con el proyecto educativo de la Fundación Abreu, que saca a niños de la calle y les hace músicos.

    Sí, cualquiera interesado en educación sabe que éste es uno de los proyectos más brillantes que se han llevado a cabo en el mundo. No puedo hacerme idea de cuántos cientos de vidas ha salvado; no sólo influido, salvado. La orquesta está tremendamente comprometida con ello. Hay por lo menos 15 músicos que van dos veces al año; yo, una vez cada dos años. Les llevamos a tocar al Carnegie Hall, en Nueva York. Ya tenemos un miembro de la orquesta que ha salido de allí y hay varios estudiando en Berlín. ¡Miren a Gustavo Dudamel! [el joven venezolano que ha sido nombrado, con 26 años, director de la Filarmónica de Los Ángeles]. Está dotadísimo, me encanta. Es un producto típico del sistema de Abreu. Como dicen los chavales, “ésta no es una parte importante de nuestra vida; ésta es nuestra vida”.

    El compromiso no es tan malo, después de todo. Uno puede encontrar cosas de éstas hasta en la Venezuela de Chávez.

    Es muy listo. Y tiene suerte, además de petróleo. A pesar de lo que se diga, se preocupa por el bienestar de su gente. Ante todo es un político, y en todos los lados hay gente despreciable. Por lo menos, él me hace reír, no como los neocon. El proyecto Abreu tiene un apoyo importante de su Gobierno, pero el hombre fundamental para que salga adelante es el propio Abreu. Es bueno saber que una sola persona puede conseguir tantas cosas.

  4. Qué se puede esperar de un aventurero al que las circunstancias le han sonreído. El indigenismo va por esa trocha, derechito al pasado, con sus castoritas y sus ponhcitos, peor no olvidemos que desde Europa y sobre todo desde España se ha impulsado mucho esta locura. No me hagan recordar el paripé de Chiapas ni los “ocnvenios” firmados allá por los fastos del año 92. Resultado: Yo el Supremo. A ver quién lo arregla ahora.

  5. El Poder no viene de Dios, o al menos, no como se venía predicando. Si viniera no podrían ocurrir casos como el que refiere el jefe y tantos otros como lleva padecida la Humanidad.

  6. 14:42
    Ay, Padre Cura… Me trae Vd. a la memoria la historieta de aquel falsificador que lo pillaron porque alrededor de las monedas ponía la leyenda de “Francisco Franco, caudillo de España porque Dios es un gracioso”.

  7. Los que se quejan cuando alguien llama GORILA a este “mente-captus” pierden el tiempo. Los ofendidos deberían ser los gorilas, por supuesto, aunque ningún gorila se empeñaría en mantenerse vitalicio al mando de la manada.

  8. La anécdota es fenomenal y me parece a mí que sobrepasa con mucho lo que es propiamente una anécdota. Lo malo es que la suficiencia de estos idiotas poderosos lo mismo los lleva a retroceder al neolítico que a cualquier barbaridad. Me alegra que jagm se refiera a la inhibición de las democracias (?) porque ese grano que le ha salido a América edstá fomentado desde ellas. Nosotros mismos fuimos a negociar con él (don José BONO).

  9. Y tanto doña Clara, y encima nos dejó tirados tras firmar el pedido, no sé si alguien en el blog se acordará de aquel ridículo. Hace cosa de pocos días la secretaria de Estado o lo que sea, la señorita Valenciano (¡la hija de aquel doctor Valenciano de la colza…) ha tenido que retractarse de sus simpatías expresas por el Gorila. Deben de haberle dado un toque a esa aficionada.

  10. La simpatía a Chávez viene del odio a los EEUU que profesa ZP, en especial desde que lo han ninguneado. A ningún presidente lo ha ignorado el presidente USA durane toda una legislatura y ZP es de esos que baten palmas cuando alguien sale con la cantinela antiamericana.

  11. Estos son los progresos del falso progresismo, las locuras de unos “iluminados” (doña Herrerilla ya lo ha dicho esta mañana) que, en efecto, creen haber descubierto todos la rueda, como el pobre iluminado que ayer animó tanto la columna, cabalgando después de muerto.

  12. Memorable el texto prisista que aporta el Abate, en lugar de fijarse en el fondo de la cuestión que planrea la columna. Em este sentido, parece que no tenemos arreglo en el blog.

  13. Difícil de creer el grado de simplismo de este dictador que tanta gracia le hace al músico citado. Volver al trueque es, en el fondo, un indicio de primitivismo de quien tiene mucho de primitivo.

  14. Columna estpuenda. El jefe hace por nosotros ese viaje diario a la actualidad y encima nos la digiere. Por mi parte, gracias rendidas.

  15. Pués he aprendido un montón hoy!
    Yo estaba en que el hombre me caía simpático, que era algo original, pero que defendía a los suyos.
    Lo del trueque me parece bien. Aquí, en mi pueblo tratamos de praticarlo con naturalidad. Es mi lado jipy, “peace and love” Pero entiendo que es algo marginal y como de pasada.
    La verdad poco sé de Venezuela. Pensaba que las cosas le iban menos mal que en muchos países de América por aquello del petroleo.¡Qué penita más grande!¡Una ilusión más que se me va!

  16. Pues sepan que desde ahora el Gorila será presi vitalicio. A no olvidar por quienes lo han apoyado, también desde el Gobierno de España. Estos tiranosaurios no careceb nunca de extraños socios. La izquierda o lo que que queda de lla, que es poco, tendría que dar cuenta –¿pero a quién, Dios?– de estas alianzas con dictaduras.

  17. Qué pena que la gente escriba de lo que no conoce, no sabe y, según leo, no estudia. Así se fabrica la realidad. No seré yo quien defienda a Chávez, pero podrían ustedes tener un poco de respeto por los más de siete millones de venezolanos que lo eligieron en las urnas, pese a que a veces los “demócratas” occidentales no sepan interpretar la democracia sino es bajo su visión, que exponen como la verdad única e indiscutible. Así, mientras a ustedes se les llena la boca al insultar a Hugo Chávez -cuyo Gobierno es sin duda autocrático, personalista y muy ineficiente- como un dictador, seguro prefieren la democrática invasión a Irak, los tratados de comercio democráticos con la China democrática, la democrática visita de nuestro rey democrático a nuestros democráticos amigos del Oriente Medio, o las democráticas relaciones con nuestro democrático vecino Marruecos (a quien por respeto a la democracia no mentamos la situación del pueblo saharaui, abandonado por todos nuestros gobierno democráticos). Pues nada, señores, qué vergüenza.

    PD. Deberían ir a Urachiche y Chivacoa, ver, hablar y entender el mercado del trueque, sus motivos y razones, su sistema y su plan. O por lo menos informarse de otra fuete que no esté tan tristemente parcializada. Así a lo mejor entenderán que no sólo es válida la visión que ustedes tienen de la realidad política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.