Me van a perdonar, pero a mí esto de agarrase a los momentos o personajes mitificados por la opinión (es decir, por la propaganda) me parece que implica una grave falta de respeto a los mitificados. No tienen más que ver el jaleo en torno al 4-D, el día de la famosa manifestación autonomista, de la que ahora todos quieren apoderarse como cosa propia. Y ello en una autonomía que no ha servido a Andalucía ni para progresar un solo peldaño en la escalera de las comunidades españolas, es decir, que sigue, 35 años después, donde inició su periplo, aunque muchos, más de la cuenta, se hayan forrado con ella. Aquí, el día antes de ese 4-D no había más andalucista que los andalucistas de partido. De sobra saben Griñán y Valderas que lo demás son cuentos y apropiaciones indebidas.

1 Comentario

  1. Ladrones y mercenarios no deberían ser homologados con los “emprendedores”. Hay pocos empresarios de verdad entre los dirigentes gremiales, la mayoría de los cuales viven de otro negocio que yo me sé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.