Cuánta solicitud, cuánto guante de seda se gastan en este país para tratar a la patuela de las movidas y los macrobotellones, qué cantidad de rutinas se interponen entre el sentido común que aconseja hace tiempo tocar a rebato y la jidma política que atenaza a esos (i)rresponsables de las Administraciones. Ahí tienen al Ayuntamiento de Granada, como a otros tantos, tentándose la ropa a ver de qué manera le quita las espinas a esa tuna, pero ahí tiene, a su lado mismo, a los operadores (cero que se hacen llamar así) turísticos incluyendo en sus “paquetes”, con perdón, la oferta del macrobotellón, lo mismo que en Mallorca se rebajan a tope los pasajes con derecho a tranca los fines de semana. Es mentira que el problema del bebercio juvenil sea sólo una cuestión generacional: tras él hay intereses mayúsculos, negocios redondos y miserables, garduña consentida por la autoridad que hace como que no ve ofertas tan peligrosas e indecentes como ésa. No beben sólo porque los dejan, ni porque les resulte más barato, sino porque hay quien fomenta el lío con muchos más años que esos futuros cirróticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.