…Nada por allá. ¿Pueden ustedes creer que un tribunal almeriense haya tenido que ordenar al Ayuntamiento de Cuevas de Almanzora que indague hasta averiguar qué fue de una finca de 25 hectáreas adquirida en plena República y destinada a un aeropuerto jamás construido, y de la que nadie sabe dar razón? Pues créanlo porque es verdad, lo que quiere decir que eso de que “en España se puede robar un monte aunque no se pueda robar un  pan” no es una ocurrencia de Valle-Inclán sino un supuesto realísimo que en este momento trata de aclarar la Justicia. ¿Cómo se puede perder una finca, quién tiene poder y peso para semejante mangazo, qué clase de control llevan nuestras administraciones locales sobre sus bienes? A Cuevas no le hace falta un  alcalde sino un prestidigitador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.