Otra vez ha saltado el tema y proyecto del himno cantable, valga la redundancia, puesto que el himno siempre es cantable o no es tal: “Si… non cantetur, non est hymnus”, dice el sabio Agustín, o sea que, en buena lógica, lo que nos ocurre a los españoles no es que tengamos un himno sin letra sino que llamamos himno –se lo llama su Decreto– a una simple partitura musical, la “Marcha Real”, que ha funcionado durante siglos, más en el plano oficial que en el popular propiamente dicho, sin menosprecio de la carga sentimental que, evidentemente, adquirió en ese largo periodo. A uno, este comején por convertir en ‘cantabile’ lo que no es sino una marcha granadera no deja de resultarle arbitrario e improvisado, sobre todo si se entera de que el que anima la operación es el Comité Olímpico. Pero más le preocupa que se presente como una iniciativa novedosa lo que se intentó varias veces sin éxito, como es sabido, desde que Prim hubo de declarar desierto un certamen al que concurrieron cuatrocientos originales hasta que primero Marquina y después Pemán naufragaran sin remedio en la retórica tal vez porque, muerto o moribundo el romanticismo propiamente dicho, esa tentativa estuvo condenada al fracaso y lo más probable es que sigua estándolo. Los españoles hemos pasado siglos quitándonos la gorra cuando sonaba ese himno que no lo era, quizá, porque al no tener un origen revolucionario y aún teniéndolo, un himno se queda casi sin remedio en pura cohetería verbal. Nadie en sus cabales suscribiría hoy la bella Marsellesa si tomara en cuenta su letra –“qu’ un sang impure abreuve à nos sillons”…”, no les digo más– ni dejaría de sonreír melancólica o capciosamente escuchando cualquiera de las varias letras de la Internacional, por no hablar de la Varsovianka. ¿No anima le himno de Andalucía a los andaluces a que se levante y pidan “tierra y libertad”, ya ven que georgismo tan divertido si se piensa en la realidad de la verdad de la vida en nuestro actual “régimen”? En Uruguay tienen ahora mismo un problema, en cierto modo, inverso al español, pues de lo que se trata es de acortar sustancialmente un himno que duerme a las ovejas dada su inacabable murga, pero hagan lo que hagan, ya lo verán, el resultado habrá de pertenecer al mismo género murguista. Quién sabe si la discutida decisión asturiana de canonizar como himno una coral dominguera y amorriñada no fue, al fin y al cabo, un gran acierto. Mejor la morriña que la sangre derramada y el tronar de los cañones, ¿no?.
                                                                    xxxxx
Ya más en serio cabe proponer una hipótesis bien atractiva, y es que, al ser el himno, por naturaleza, una composición de origen religioso, su historia es la de un género que ha ido degradándose desde el lirismo exaltado de índole cultual hasta la pura retórica política, y siempre en el horizonte romántico que, por supuesto, incluye tiempos muy anteriores a los decimonónicos. Repasen las letras de los himnos hispanos que conocemos –“Els segadors” mismo, con sus hoces sin martillo, “Os Pinos” habaneros de las ‘galescolas’, el “Gernikako Arbola” de Iparraguirre, con su presunto arboricida invasor– y comprobarán que esas endechas van siempre dirigidas contra  Otro, más bien contra “El Otro”, disimulando la dinamita entre corchea y corchea. Por eso me parece inviable un himno cantado –¡en pleno siglo XXI!– pensado para llenarle la boca a los ‘seleccionados’ y darle caña, ya de paso, a cualquiera que no sea de “los nuestros”. Cuando hemos tenido himnos con letra en España –o sea, en las dos fallidas Repúblicas– el resultado no plantea dudas, incluso sin tener en cuenta la chabacana letrilla popular con que la ingenuidad de las izquierdas deletreaba el “Himno de Riego”. Por eso dudo que ni el COE, ni la SGAE ni ese comité de sabios al que le han colgado el mochuelo vayan más allá del intento. ¡Cualquiera sabe ya quién es “el Otro” en esta revuelta corrala!

23 Comentarios

  1. Amigo JaGM ¿qué quieres que te diga?. A mí la “Marsellesa” es el himno que me levanta cuando estoy sentado.
    La escena de “Casablanca” cuando Rick acepta que la orquesta comience el himno, es una de las joyas de la antología cinematográfica, y el catalizador necesario para mentenerse joven.

    http://es.youtube.com/watch?v=RFcQo_duyJU

  2. 11:11
    ¡Que lo dejen como está, porfa!
    Con el insoportable y poco ético enfrentamiento político que sufrimos, la letra del himno, o lo que sea, nacional lo van a utilizar, o lo están utilizando, para zurrarse unos a otros.

    La función de un himno no es la de dividir, o al menos no lo había sido hasta ahora.

  3. ¿Se figuran ustedes esa letra llena de solidaridades transversales, multiculturalismos salvadores y demás zarandakas de las que no nos iba a librar ni el Tato? No queremos ni pensarlo pero nos vemos ya, como cuentan los abuelos, cantando en el patio del centro si no con el brazo levantado al menos con la cara de lista/tonta que tiene la chica lista del video del PSOE. Que, por cierto, ¿podemos llegar más lejos?

  4. Gran observación, espléndida cita, la del santo, el latinajo incontrovertible. Estos tíos son unos payasos que no tienen idea de cómo escapar del laberinto en que ellos solos se han metido al tiempo que nos metían a nostros con ellos.

  5. Amigo ja, tome nota de la observación de Riquelme para no perder la perspectiva adecuada. Sólo a usted s le ocurre citar al “sabio Agustín” sin aclarar quién es en beneficio de logsianos o simples lelos. Y disculpen, que no es mi estilo, pero lelo hay que ser para hacer esa pregunta.

  6. Lo mejor es lo que de qué punta el COE en todo este embrollo. Un himno a la medida de esos descerebrados a base de anabolizantes es lo que nos faltaba: Raúl mirando al cielo, a pique de troncharse el pescuezo, los ojos enramados de lágrimas, ¡qué patriotismo ocnstitucional ni que carajo!, puro sentimiento. Ay, don josé antonio, la que nos queda todavía. ¿No va a acabar nunca la guerra para nosotros?

  7. Gran acierto citar a Agustín de Tagaste, sabio, por descontado, y su argumento incontrovertible. Alguna vez ha citado aquí ja los Himnos Homéricos y algún otro, pero es curioso que nadie hubiera reparado en el hecho a que se apunta: la necesidad de letra.
    No quiero ningún himno nuevo para esta nación, si acaso que se establezca un discreto orden jerárquico entre los que ya nos diferencian, y estoy con don ja en que cada uno de ellos es una endecha contra El Otro. Mejos sin himnos, mejor sin siglas, mejor sin emblemas. Una sociedad libre de pamplinas y centrada en lo suyo, que desde luego, no es lo de ellos. (Vean que hoy me he levantado con el pie izquierdo).

  8. Siempre habrá románticos, como el Abate, propicios a la emoción cinematográfica, pero sus canas (las que le supongo al Abate) deberían aconsejarle respetar la seria tesis de gm sobre la índole de los himnos.

  9. No sé si habrá alguien tan tonto como para creer en que un himno de encargo iba a cuajar en este país descuajaringado, pero estoy convencido de que no. Tampoco me seduce la idea de pasar de un hino a otro, del Cara al Sol a la Internacional o a lo que le salga finalmente al comité de sabios, entre los que, por cierto, ahy alguno muy cercano amistosamente a jagm…

  10. Me gusta el acierto: los himnos van siempre dirigidos contra un enemigo real o supuesto, normalmente histórico, y en consecuencia, muy probablemente mitificado. Eso ya justificaría esta columna que he leído con placer de cabo a rabo.

  11. Póngase de acuerdo con su amigo Burgos para no coincidir en el tema, que luego vienen las inevitables comparaciones…

  12. Otra vez la cultura, la intuición, el acierto. Creo que, entre tantas tonterñias como se dicen estos días sobre el tema, gm ha aportado un enfoque que da para una buena reflexión. (Y por cierto, el recuadro de Burgos también está lleno de sentido común).

  13. Habermas se desmayarñia ante la idea de estos mandilones. Lleva razón usted en cuanto dice y me gusta que lo haga sin tentarse la ropa, puesto que es su periódico, entre otros, el que impulsa la idea del himno nuevo con letra.

  14. Tampoco yo soy amigo de himnos ni liturgias políticas, solo sirven para enfrentar a unos contra otros. Lean las letras a las que se refiere el jefe y verán cuanta sangre y cuanto odio hay en ellas, aparte de tantos lugares comunes.

  15. Mi abuelo le ordenaba a mi madre que NO cantara la Marsellesa y la pobre tenía que hacer como si….! La letra es efectivamente cruel, sanguinaria, y decuando en cuando hablan de cambiarla, pero , por ejemplo, cuando suena estos días antes de los partidos de rugby , me pongo en pie moralmente…. una que también es muy romántica.
    Los himnos a menudo dan caña al otro porque es más facil unirse contra otro que para hacer esto o lo otro.

    Tambien soy lela pues tampoco sabía quien era ” el sabio Agustín”….y sigo sin saberlo.(Me voy a Google ahorita mismo!)

    saludos a todos.

  16. hola a mi tambien me gusta cartar las canciones de ti jose gomes dedicada para nuestro salvador jesus y nuestro padrio dios son lindas la canciones bueno sigues adelante y q dios te bendigas tambienb yo canto en mi iglecia te inmito pero canto para nuestro dios todas tus musicas lo copio me disculpas ya chau amigo
    el_gatillo2009@…….

  17. Tory Burch Reva has become a favorite of women engineers.These shoes look trendy style and a high level of comfort.When they moved to the city and around the office they can avoid pain or discomfort, and these Tory Burch sale with a fun event.They are great shoes on which basis it is very nice.The padded insole,these Tory Burch flat contribute you to keep your feet comfortable no matter where you go.When you come to be the leader in the cam of the product,you can easily create a myriad of dollars just one week of work time less than thirty hours.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.