Ya conocen la llamada ley de Murphy, aquella que asegura que todo cuanto puede empeorar en la vida, empeora. La galería de retratos del “régimen” autonómico andaluz te convence de ello, a poco que eches una mirada al pasado de nuestro liderato que, mejor que peor, ha ido reduciendo su estatura intelectual y política sin prisa ni pausa. No pararé en nombres, para qué, pero al leer que ese artefacto de ZP que fue la hoy ex-ministra Susana Aído acaba de declinar la presunta posibilidad de dirigir el PSOE regional, concluye uno que, fatalmente, ese proceso de declive y jibarización de las categorías políticas tiene toda la pinta de apuntar al mismísimo “grado cero” del talento. Que Aído “renuncie” a dirigir Andalucía no es sólo una bobada, es, además, un insulto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.