La primera dama argentina, Cristina Fernández, es una dama de armas tomar. Hace pocos días estuvo en España abroncando a la plana mayor de nuestro empresariado en términos tales que uno de los aludidos, presidente de un gran banco, hubo de significarle, caballerosa pero enérgicamente, su mala disposición a recibir palizas de las visitas, incluidas las de las primeras damas. Fernández, como se sabe, anda crecida desde que fortaleciera a su marido ganándole el pulso a la ‘Chice’ Duhalde, antecesora en el puesto, y parece dispuesta a explotar la demagogia “piquetera” del tardoperonismo que anda quemando empresas españolas y amenazando con amargar de por vida a nuestros inversores como su invertir fuera sinónimo de colonizar y como si no estuviera visto y comprobado que no hay inversor que no haya llegado a su destino de la mano de un indígena. Argentina es pionera en esa tradición que inauguró Evita, evidentemente, o como alguna vez insinuó el propio Cortázar puede que la clave esté en que aquel país narcisista y edípico sea el corazón de una “América femenina” complementaria de la América macho que el fascismo surreal de Jiménez Caballero intuyó entreveía en el Paraguay de Ströesner, que él definía por derecho como “los cojones de América”. En Uruguay tropiezo con una encuesta propuesta a los lectores por un influyente diario para que elijan la presidenta ideal, pero me quedo con una frase estupenda pronunciada por una mujer en un debate sobre el tema: “La igualdad se probará cuando tantas mujeres incapaces lleguen al Poder como hombres incapaces hemos tenido en él”. No se trata, ya lo ven, de exigirle a las mujeres superioridad sobre sus competidores masculinos. Que haya más mujeres en el Poder –buenas, malas o regulares– es una mera cuestión de justicia.

                                                               xxxxx

Hay que reconocer que, sin embargo, el modelo político aportado por la mujer sigue siendo todavía el tradicional de los machos sin modificaciones significativas. Una mujer como la Thatcher o incluso como la Merkel no practican una política diferente a la de los varones, y es probable que tampoco difieran gran cosa las que, cuando llegue el momento, pudieran practicar la señora de Clinton, la de François Hollande o la mentada del presidente Kirchner. Es más, hay quien dice que cualquiera de ellas bien puede acabar siendo más dura que sus respectivos maridos, una idea realista que echa por tierra el innecesario argumento de la originalidad benéfica del “factor femenino” en la política del futuro. Una encuesta revelada por un instituto de opinión en USA revelaba hace bien poco que casi ocho de cada diez yanquis, machos o hembras, está ya “preparado” para ese cambio decisivo que, todo caso, ha de ser el gobierno de la mujer, sin necesidad de que ésta deba justificar su candidatura con las tradicionales y devaluadas promesas de idoneidad femenina. El varón ha venido maltratando el poder inveteradamente sin que nadie le exigiera garantías ni esperara de él otra cosa , y esa evidencia es la que confiere pleno sentido a quienes sostienen incluso que no habrá verdadera igualdad en tanto la vida pública no se amolde a los fracasos de la mujer de la misma manera que durante siglos se acomodó a los del hombre: sólo cuando haya tantas mujeres incapaces como varones inútiles se podrá hablar, en realidad, de igualdad política auténtica entre los sexos. Seguro que la bronca de la Kirchner a nuestros ‘managers’ no hubiera resonado tanto si el que la lanza es su marido, lo que no sólo puede hacernos recapacitar sobre el nuevo papel de las mujeres en la vida pública sino que tal vez nos invita a repensar, bajo una luz distinta, el papel de los machos en ese ámbito tan expuesto. Nada menos que Taine pensaba que dar el poder a la hembra es como entregar la navaja a un niño. Si hemos sobrevivido a este androceo no imagino que puede asustarnos del mando de la mujer.

20 Comentarios

  1. Aplicándole al feminismo la “heterogonía de los fines” de Wundt, lo de que lo que ha sido un efecto accesorio como es la toma de conciencia del poder adquirido por la mujer, esto puede llegar a ser fin de otro acto de voluntad de ellas mismas.
    Ante esta nueva situación creada por la mujer, la psicología fisiológica nos dará la respuesta.

  2. No enredemos, porfa, que el jefe plantea la cuestión de manera bastante clara. Lo de la Fernández, intolerable, por parte de los españoles que la soportaorn en lugar de mandarla a pasea, e incomprensible por lo que a los argentinos se refiere. Allá ellos y allá nosotros con estos “caballerazos” que nos han tocado como representantes. Ningún feminismo serio puede esperarse de estas “señoras de Fulano”.

  3. No hace mucho murió Loyola, una mujer que me hubiera hecho no sólo votar, sino votar al PP. Todavía hay en ese partido una mujer -que nunca va a ser cabeza de lista por Madrid- me llevaría como un corderito a las urnas con una gaviota en el sobre.

    En la bancada de enfrente no soy capaz de decir lo mismo. Prendas como Trujillo, con su diamante en el diente, o como la ex de kurturita, le hacen a uno pensar que hay poco banquillo entre los capullos. Cosa que refuerza el argumento de las amazonas de nómina: en el partido de los cuarenta años de vacaciones sí han llegado señoras tan incompetentes como muchos de sus machos.

    (Fuera de contexto y a propósito de gaviotas: todo el mundo ve lógico las campañas de desratización en nuestras ciudades -las ratas de arroyo son gustosas como demostró Delibes- pero en LA Coruña ha habido un conflicto porque las gavinas se han hiperdesarrollado, con el consiguiente daño para los contribuyentes, pero no se les podía ni toser porque estaban criando a sus pollos. ¿Se imaginan a Gallardón o a Monteserrín aplazando una desratización porque hay ratas como pumas amamantando a sus cachorritos? Del as palomas me ocuparé otro día. Ay, los símbolos… Disculpen las molestias por estas salidas de madre).

  4. Agtradezco sobre todo la cota de esa frase que habla del derecho a la incompetencia de la mujer. jagm demuestra una vez más que se limita a pensar y, en lo humanamente posible, evita los prejuicios.

  5. Esta sra. es una imbécil, fíjenese en su rostro reparada hasta la locura por los magos brasileros y europeos del lifting, pero más que nada no pierdan de vista su ambición. ¿Por qué los argentinos sucumben a la tentación de la MUJER-PRESIDENTA? Ah, jefe, bien lo sabés, vos que conocés Recoleta como la palma de la mano, y que sabés mucha historia de este país desgraciado.
    (Y muchas gracias a los amigos que me asulan. Sos bien amables., Un sebo a todos).

  6. Una aportación empírica al feminismo de cuota:

    “Los grup de donas del Baix Llobregat” años 80.

    Llevaba la concejalía de sanidad en un ayuntamiento del Baix Llobregat. Mi relación con las organizaciones feministas locales eran frecuentes. Llegamos a un acuerdo para abrir un centro de Planificación Familiar, según ellas, para ayudar a la mujer a ser más libres.
    Aportando ellas su ayuda personal y nosotros la económica.
    Se alquiló un piso, se dotó de instrumental sanitario, se contrató una ginecóloga y comenzaron algunas de ellas a acudir a cursillos sobre su especialización.
    Lo que comenzó de manera altruísta y como solidaridad de género, al poco tiempo se fué convirtiendo en una trama para pasar a la “profesionalización”.
    Hace tiempo que han pasado a ser funcionarias de la Seguridad Social, han abandonado las tareas de emancipación feminista instalándose en el Sistema como un pilar más.

    La heterogonía de los fines las ha convertido en otro centro de poder para perpetuar el sistema corrupto de la partitocracia.

  7. Me sorprende que al Abate lo sorprenda esta tendencia tan “humana”, vinienco él, como sabemos por confesión propia, de las justas sindicales, cuyos adalides gastan hace tiempo ropa de Armani o similar. Las donas hacen en política lo que los machos, Abate, como me parece que sugiere jagm en su escrito de hoy.

  8. Me han referido a mí también la escena con la patronal que cuenta don ja y creo que la “Chiche” estuvo divina e insoportable. El replicante creo que fue el pte. del BBV aunque hubi otros empresarios inversores en Arhemntina que, a su vez, protestaron ante su actitud. Da igual: en Argentina los servicios de propaganda han vendido al perosnal como un gesto heroico el desplante de esa heroína. Me pregunto: ¿no podrían los inversores españoles reconsiderar le destino de su dinero? El susto que iban a llevarse las Chiches y los Evos iba a ser de aúpa.

  9. Me pregunto inegnuamente, que es lo mío, cómo en plena globalización hay países que se permiten abroncar a quienes van a invertir en ellos. Mientras las empresas se van de Esopaña hacia China o Rumanía, da lo mismo, nosotros debemos soprotar que nos acusen de neocolonialistas por invertir en economías que, por cierto, sus dirigentes naturales acostumbran a saquear.

  10. Me ha quitado el argumento de la boca, padre cura, y sólo me queda añadir el reqyuiebro que un presidente de Uruguay dedicó hace mismo a esa tropa: “manga ‘e ladrones”. ¿Necesita comentario la expresión?

  11. Quizá el Abate, que es tan ERCista, pueda contárnoslo mejor, pero me limito, por mi parte, a recordar que hace solamente unas semanas un diputado de ERC proclamó la necesidad de justicia de deviolver a los países americanos colonizados en su día por España “los tesoros robados”.

  12. Como Bárbara, agradezco también la patrón que haya recordado esa frase graciosa sobre el derecho de las mujeres que van a la vida pública a la incapacidad” o a la torpeza. Es muy justo, aunque muy lamentable, porque tampoco carece de lógica la idea de que tal vez la hembra tenga otra manera de ver las cosas. Sí, ya sé que la Thatcher fue a las Malvinas, y que la Badaranaiken cometió la famosa matanza (el jefe mismp lo recuerda muhas veces), pero ¿quién dice que la mujer no pudiera aportar verdaderamente algo nuevo, un estilo, un aire distinto a las rutinas del gobierno que la Humanidad ha padecido tanto tiempo?

  13. ¿Éramos pocos y parió la abuela? No pocas veces seme viene a la cabeza el viejísimo refrán español.

  14. Amigo Rogelio: ¿De qué juntas sindicales habla Ud?

    Yo abandoné CCOO allá por mediados de los 80 ante la situación de inmoralidad que la dominaba. Se habían profesionalizado y convertido en verdaderos defensores de los gobiernos de turno.

    Firmaban todo tipo de reconversiones, regulaciones de empleo y ajustes de plantilla.

    Y al Sr. Lépido el tímido le relataré lo siguiente: El pleno de la diputación de Gerona acordó esta semana pasada el sueldo de su presidente el Sr. Enric Vilart miembro de ERC.
    Cobrará un 42 % más que el anterior y unos 9.000 € más al año que Rodríguez Zapatero. Le han asignado un sueldo de 8.700 € brutos al mes.

    Es oficializar y legalizar la corrupción con semejantes emolumentos, a los inmorales que nos gobiernan.

  15. Señor Robocop, no entiendo su comentario…. Ni él de Roque, por cierto. No veo a qué cuento vienen.

    xxxxxxxxx

    Yo creo que lo que necesitamos todos, franchutes, ALemanes, Españoles o lo que sea, son gobernantes con ideas y con agallas, sean machos o hembras, lo mismo da. En Francia tuvimos a Madame Cresson y fue una catástrofe.Pero hay mujeres que lo hacen bien. Nosotros tuvimos algunas reinas que fueron grandes reinas y no digamos ustedes.Me gustaría poder afirmar como Clara que las mujeres inovaríamos y haríamos politica de forma más suave, más convincente, más femenina. Pero desgraciadamente, no me lo acabo de tragar. (Ver a la Thatcher, a Mme Cresson, por ejemplo)

  16. 00:20
    Como casi siempre a estas horas ya está todo dicho.

    A doña Sicard le explicaré brevemente, con el permiso de Vds., los dos refranes aludidos más arriba:

    El primero se refiere a que no se aporta nada nuevo y el segundo resalta una sobresaturación (no química) de cualquier cosa. Golfos trincones en este caso.

  17. Otro día sin columna, por incapacidad o desidia de quienes sean los responsables. Jefe, debe hacer algo usted en este sentido.

  18. Vaya ¡qué fallo! Y nadie se anima a nada!Y siendo éste casi mi último día! ¡Qué mala suerte la

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.