Mientras continúa el pulso y las resistencias a aceptar la prohibición del fumeque, van conociéndose cifras y resultados difícilmente cuestionables en torno a la experiencia de prohibir el consumo público de tabaco solicitada por numerosas instituciones sanitarias y, por fin, puesta en marcha por el Gobierno. No es fácil, por supuesto, erradicar un vicio tan arraigado y que concierne, como sabemos por diversos estudios, a los hábitos convivenciales, pero de momento números cantan y lo que dicen esos números es que nada menos que la mitad de los fumadores habría intentado abandonar su adicción tras la entrada en vigor de la ley. Mucha gente ignora que el consumo de tabaco provoca un muerto cada diez minutos en España, para empezar, es decir, supone un riesgo cierto considerablemente más negro que el de la muerte en carretera o el provocado por las drogas de todo tipo, incluyendo el alcohol. Y eso es mucha tela: cien millones de víctimas durante el siglo pasado y unas aterradoras perspectivas de crecimiento que alcanzarán un punto trágico cuando, al filo del primer cuarto de siglo, la población de fumadores, a pesar de las prohibiciones legales, alcance los 1.600 millones. El efecto benéfico de la ley, más allá de porfías libertarias, parece fuera de dudas entre otras cosas porque los expertos aseguran que el riesgo de que un niño llegue a convertirse en fumador decrece en un 25 por ciento si alguno de sus padres abandona el tabaco antes de que el menor cumpla los diez años, grave constatación teniendo en cuenta que, en España, la edad media de iniciación al tabaquismo roza los 13 años y que a los 17, es decir, aún durante la minoría de edad legal, el consumo de tabaco afecta ya al 40 por ciento de los jóvenes. Más severo aún, algún organismo especializado asegura que la ventana de vulnerabilidad al tabaco se abre por lo común en torno a los 8 añitos para cerrarse hacia los 20, y hay informes que apuntan a que semejante abuso se ceba, como era de esperar, en los menores pertenecientes a las clases menos favorecidas. Nueve de cada diez cánceres de pulmón y veinte de cada cien enfermedades vasculares, así como la práctica totalidad de las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, al tabaco se deben. Empecinarse en discutir la lógica de esta ley no puede ser más que simple terquedad.
                                                               xxxxx
Mucha gente mantiene hoy, como lo hacía Flaubert en su “Diccionario de tópicos”, que las advertencias médicas sobre los peligros del tabaco no son más que “idées reçues”, y siguen siendo legión las que, adoptando cierta suficiencia epicúrea (en el sentido vulgar del término, se entiende), se limita a constatar la delicia que ese veneno ofrece al consumidor. Una curiosidad que nunca he visto resuelta es la coincidencia en dos espíritus tan distintos como Molière y Corneille en el desmesurado elogio de esa droga, atenidos irónicamente en ambos casos nada menos que al magisterio de Aristóteles (¡), no cabe duda de que inspirados por alguna fuente común. ¿Por qué diría el primero, a despecho del Estagirita, por descontado, que el tabaco es la pasión de los hombres honrados y que “quien vive sin tabaco no es digno de vivir”? ¿Y por qué aseguraría el segundo, siendo hombre de tantas severidades como era, que “digan lo que digan Aristóteles y su Cábala,/ el tabaco es divino y no hay nada que lo iguale”? Yo, desde luego, no lo sé, pero creo que es obligación cívica inexcusable aceptar la lógica de la prohibición por más que salgan las acracias de turno con la matraca que niega a la ley su derecho a inmiscuirse en la privacidad y el argumento asustaviejas que descalifica a un pueblo por plegarse ante la norma, como si la coerción legítima fuera detestable ‘a fortiori’. Se cuenta que Georges Washington conminó al Congreso Continental diciéndole que si no podían enviar dinero, enviaran tabaco. Hoy esa ocurrencia le habría valido en su puritano país una moción de censura. Por lo menos.

24 Comentarios

  1. Se ve que esta mañana el blog sigue pendiente del de ayer, pero tal vez merecería la pena opinar sobre el tema de hoy, el tabaco, su controvertida prohibición, que curiosamente ha despertado en España un interés y una alarma que no se ocnoce por ahí fuera en Europa (y le pido a nuestros “corresponsales” en Bruselas, Berlín incluso en N.Y. que nos informen sobre el caso).

  2. Lo dicho, coleguis, dejen el tabaco y métanse el trujita de yerba o piedra, que dicen los que saben que es mu bueno pa la salú. Jefe un ruego: métase un día en explicar si es bueno o no, porque nos traen locos entre unos y otros. ¿Tabaco? Yo no fumo tabaco, y muchos troncos hacen como yo: más vale un canutito a tiempo que un paquetón a destiempo. Me da tos.

  3. Ya ve las consecuencias de su tolerancia, don gm, chicos que se creen inmunes al daño de la droga. Eso debería hacerle reflexionar.

  4. Ya estamos. ¿Cuando, dónde ha defendido el jefe la bondad de las drogas? Lo que sí ha hecho (y está muy bien que lo haga) es distinguir entre la cerrazón de los que no saben ni de qué hablan y lo que dicen muchos médicos prestigiosos.Un día en la radio ya se lució, por cierto, con una bibliografía de las suyas que dejó a los contertulios lelos. Pero les diré que en Internet pueden encontrarse con facilidad testimonios de especialistas de renombre que sostienen la inocuidad e incluso el beneficio de los derivados del cáñamo, siempre que se administre bien.

  5. 12:38
         Esta mañana, repito, he colgado en la Red el texto completo del discurso de nuestro ja, desde hace unos días PAISANO PREDILECTO de muchos de nosotros.

              http://www.jagm.net/perfil/discurso.htm

         No se lo pierdan, es una lección de buenas maneras y un compendio de buenas intenciones y un alarde del menos común de los sentidos.

         Votado por unanimidad, el discurso no contentó a ninguno de los políticos presentes, que esperaban ¿¡? un halago pelotero o partidista de quien nunca renunció a decir las verdades duela a quien duela.

         No estaría mal que don ja se dedicara a dar cursillos de dialéctica a los políticos de todos los colores.
    ++++++++++++++++++++++++++

         Vean más abajo en “Idiotario tras un fallo” en su “Belmonte: Tercio de Varas” de ayer:
    http://jagm.andalunet.com/?p=878
    los que acusan a nuestro predilecto de partidista, unos de la derecha, otros de la izquierda y algunos de facha cómo reparte puyazos a diestro y siniestro en tan poco espacio a todo el arco iris de los políticos andaluces.
    +++++++++++++++++++++++++++

         Este ex fumaca compulsivo discrepa de la ley antitabaco no en su intención sino en su normativa draconiana.
         La educación es mucho más eficaz que la prohibición; la prohibición estimula la rebeldía y la rebeldía es inherente a la juventud.
         Mis tres hijos nunca fumaron a pesar del mal ejemplo de sus padres.

         Nuestra ministra de Sanidad por paridad y de la Felicidad por vocación podría echarse a temblar si la ley tuviera el efecto deseado:
              Los impuestos que genera el consumo del tabaco se acercan al coste total de la Seguridad Social.
              Si se pudieran evitar todas las muertes anticipadas por el consumo del tabaco se dispararía el coste de las pensiones y el de la Sanidad por el importante aumento de la esperanza de vida. Desde el punto de vista exclusivamente económico, el tabaco debería estar subvencionado.

         Para Zumbao: No olvides que los fumadores del canuto sufren una incidencia de cáncer de pulmón mucho mayor que los grandes fumadores por la costumbre de retener el humo todo el tiempo posible.

    PD. El consumo del opio se desterró de China cortando las cabezas a los consumidores.

  6. Difícil sin duda dar las gracias a tan alta distinción sin resultar pedante, engreído o empalagoso.
    JAGM en su charla, me resisto a llamarlo discurso pues me suena a cosa oficial y a politiqueo, nos da una muestra de cordura, tolerancia, honestidad, sensatez, delicadeza y sensibilidad, y todo esto sin el tono de quien va por la vida “dando lecciones”.
    Ojalá aprendamos todos y sepamos transmitirlo a quienes nos rodean.
    PD. Me gusta lo de “amistosa trinidad”

  7. Al 101 por ciento con mi don Anfi y a las puntualizaciones de la familia Elitroide. Evidentemente se consigue más con la educación, con el convencimiento que con los aires de estricta gobernanta de la Canija.

    Vamos a ver, los que peinamos algunas canas aún recordamos cuando en la ¿nefasta ? tv franquista se nos educaba en el respeto de la cola y similares. ‘Qué bochorno, pàpi’, ¿se acuerdan?.

    Hoy la tv pública, la que nos cuesta un huevo de la cara, compite en chocarrería, en chabacanería , en mal gusto y en basura a granel con quienes no tienen otro medio de atraer a las moscas zumbadoras sino con el fétido aroma de sus mierdas resplandecientes.

    Tráfico ha hecho alguna campaña -de gusto según para quien- de educación vial. ¿Que pasa con la educación para la salud? ¿Por qué no diez, doce cuñas, bien hechas, bien repartidas, elogiando, ojo, no prohibiendo, las ventajas de no fumar?

    El tabaquismo, como la obesidad, antes que un vicio es un problema de salud. Lo malo es que su prohibición reporta unas desventajas que perfectamente enumera mi don Grillo. Que se quiere estar al fresco y a la candela, vaya.

  8. Su comentario, sr. Griyo, no es correcto. Ni estadística ni lógicamente. SE lo dice un profesional de la neomología, modestísimo pero muy atento. Y que ni fuma, ni tabaco, ni cáñamo ni nada.

  9. Me consta la diligencia con que ja se ha procurado desde hace muchos años bibliografía sobre los efectos de algo que a él no lo concierne en persona, como es los efectos de fumar cáñamo o derivados. Me enseñó una vez una bilbiografía impresionante, estrictamnete científica. Aunque comprendo que las oponiones son libres y que habrá muchos expretos o lo que sea que sostendrán lo contrario. En todo caso, hoy ja no habla de la droga tanto como del tabaco. ¿Por qué hablamos los demás?

  10. En mi caso, prefiero quedarme con la intención de jagm, seguro de que coincide con la de una amplia mayoría de afectados. El tema es intersante porque plantea otra vez el límite que la vida provada puede permitir al gobernante que cruce,´pero también porque los resultados están siendo, nos guste más o menos, la iniciativa ministerial, evidentemente buenos.

  11. Esa discusión no s eha prodicido siquiera en los EEUU, donde hay sentencias escalofriantes a favor de los fumadores perjudicados por SU PROPIA irresponsabilidad. En Europa de ha hablado m ucho pero se ha hecho poco, aunque tam bién es verdad que la educación cívica quizá no provoca fuera de España (al menos, en general) situaciones límite como en nuestro país.

  12. Irrductible partidario del fuero individual, creo que hay medidas que se van imponiendo con el tiempo y el desarrollo de la civilización. No es razonable mantener como legal un producto que causa los males de que habla gm ni lo es sostener en vacío que cada quien es muy dueño de perjudicarse a sí mismo y perjudicar a los demás por satisfacer una vicio por muy aceptado socialmente que este vicio esté.

  13. De acuerdo pleno, aunque yo sea fumador. Hay hábitos que creemos indestructibles y la experiencia demuestra que pueden extirparse con una buena medida. Es curioso, en efecto, que los españoles hayan respondido también al palo y tentetieso.

  14. 18:22
      Sr. Doc:
      Tal cosa he leído aunque no puedo citar la fuente, pero cuando yo mismo me he calado un canuto, confieso que dos o tres cada año, siempre he hecho tal cosa.
      También creo que lo más tóxico que contiene un porro es el tabaco que le hace de excipiente.

  15. Pido disculpas a don Ramiro que ayer se sintío ofendido por mis palabras, pero soporto mal que se metan con quien aprecio.

    He leido la charla de don GM y me ha parecido valiente, generosa y noble.Siento que a los oyentes no les haya gustado tanto como a nosotros.

    Respecto a la prohibición del tabaco, no queda más remedio que acatarla: la ley es la ley. Sobre todo teniendo en cuenta que hay leyes más absurdas e injustas que ésta.
    Por otro lado me entra un regustillo de placer al enterarme de que, en España, hay un poco de “resistencia” en aceptar la prohibición. Me extrañó muchísimo que se acatara sin demasiadas dificultades en Irlanda, en los pubs, y me pregunté cómo iba a reaccionar la gente en España.

    En cuanto a saber cual es más nocivo, si el tabaco o las demás drogas,parece ser que las drogas, porro inclusive,Señor Griyo, tienen más efecto y por ende consecuencias más graves que el simple tabaco.Lo que pasa es que la gente se fuma un paquete diario, y no lo equivalente en porros. Lo que sí hace el personal, cuando está “enganchado” es pasarse a algo más fuerte y “eficaz”.

  16. Lo siento, doña Marta, pero tampoco es cierto eso último ni lo penúltimo. No dude que un carajillo matutino es micho más lesivo que un porro, y que un coñac (sobre todo de garrafa, que es lo común) hace más daño que un cigarrillo de “maría”. El tabaco es una droga pésima, y gm resume bien (es uno de los resúmenes posibles) los daños que produce. El alcohol también. De fimar canutos nunca he visto a nadie en una consulta y está probado –no tiene más que darse una vuelta por una universidad americana– que se puede fumar marijuana toda la vida sin necesidad de “pasarse” a nada “más fuerte”. Sólo la Verdad, doña Marta, puede ayudarnos en esta batalla sanitaria. Los cuentos tienen las patas cortas.

  17. Siguiendo con el tema, seguro que nadie conoce aquí a un porrero enfermo a causa de su “vicio”, y seguro que casi todos conocemos a enfermos gravísimos, víctima del alcohol, y a muchos enfermos del cáncer pulmonar que, indudablemente, es provocado a manta por el tabaco.

  18. Gracias por el enlace, don Griyo. No sólo en Huelva podrá valorarse el talento (iba a decir el talante, pero lo he dejado para mejor ocasión) de nuestro amigo gm. Ustedes no se hacen una idea, seguro, del afecto que le profesa muchísima gente en su ciudad, aunque haya en ella, lógico, quien lo querría ver crucificado sin anestesia.

  19. Aclaración sobre el discurso:
    No es exacto que no haya gustado ni a unos ni a otros ese discurso. Más bien lo que ocurre es que la independencia no suele contentar ni a derechas ni a izquierdas, y lo que jagm pretendió –y logró, en muy importante medida– fue cuadrar ese círculo. Léanlo y lo comprobarán. Gracias a don Griyo.

  20. Maestro, échenos una mano y dele difusión al desafuero.
    Soy enseñante de un centro público. Para que usted pueda señalar, del IES
    PUNTA DEL VERDE, de Sevilla capital. Y resulta que llevamos casi un mes sin calefacción. Ya ve usted, con la que está cayendo. Con decirle que no me despojo de la abrigo para impartir docencia, se lo digo todo. Y es que da grima ver a las criaturas de 12 y 13 años ateridos en clase, en tanto los políticos del progresismo a la violeta y los liberados del sindicalismo de clase (liberados del aula, se entiende) pìsan moqueta y hacen patria en mangas de camisa. Ignoro si esto le dará para un comentario, pero los que no disponemos de tribuna para hacernos oir en los medios, le quedaríamos muy reconocidos. Sobre todo esa santa infancia, a al que usted se refiere con humor no exento de ternura.
    ¡Salud y anarquía, maestro¡

Responder a zumbao Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.