Dé las explicaciones que quiera, la Junta, el Servicio Andaluz de Salud, no tiene excusa posible en la desgraciada historia del paciente muerto sin asistencia en el consultorio de Matalascañas. Es más, lo que habrían que plantearse es qué responsabilidad incumbe en casos como éste a los responsables del servicio que, conociendo sobradamente la situación, mantienen a rajatabla ese estúpido e inhumano criterio economicista según el cual lo importante para el SAS es gastar menos, aunque sea a costa de provocar desgracias como la referida. El delegado provincial y la consejera conocen perfectamente la insuficiencia que, desde hace años, arrastra la costa y, a pesar de todo, se niegan en redondo a ceder ante las reclamaciones de los sanitarios que vienen denunciando sin reservas el peligro. ¿Cómo se puede dejar con un solo médico una concentración humana como la de Matalascañas? Desde luego no son el riesgo evidente de que ocurran tragedias como esa de morir en el consultorio de la Junta como si un ciudadano fuera un perro.

2 Comentarios

  1. Por desgracia, morir en el S.A.S. como un perro, no ocurre sólo en las playas de huelva. En un conocido Gran Hospital de Sevilla estan reduciendo personal por un tubo, de manera que en la planta de un ala entera por las noches sólo hay un sólo médico de urgencia, y el otro día si no llega a ser por una enfermera que se tuvo que apoyar en un auxiliar de clínica, al que ni siquiera le correspondía esa planta, una mujer muere de un neumotorax.

    La enfermera y el auxiliar de clínica pudieron sostener a la mujer con vida mientras podía venir el pobre médico, que estaba, como es natural, superocupado.

    Pero esa es “La calidad del servicio” de la que hacen múltiples cursillos para enseñar al personal en qué consiste, mientras forran a múltiples “empresas” o “personas” pagándoles la “enseñanza” con un montón de carpetas y papeles que no sirven más que para engordar un presupuesto y gastar más árboles y de los cuales los trabajadores salen más despistados que entraron, por la simple razón que está muy claro: CALIDAD = MÁS TRABAJO CON MENOS PERSONAL.

    Y así nos va. ¡Qué pena me da!. Por lo menos, deberíamos conservar lo poco bueno que tenemos.

  2. La semana pasada oí por la radio que éste verano no se reduciría la plantilla de médicos en Huelva.
    Mi deducción y consiguiente preocupación, egoísta, es que es que en Punta Umbría vamos a tener menos médicos que el año pasado, que ya es decir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.