Estamos quedando como auténticos monigotes (nuestros mandamases, me refiero) desde que se produjo en las aguas españolas de Gibraltar el semihundimiento del barco “New Flame”. Gibraltar dice que ahí se las den todas, el Gobierno que la Junta, la Junta que no sabe de qué le están hablando, pero el “cuasipecio”, con esas 42.000 toneladas de peligrosa chatarra que se fuga poco a poco del casco, se puede ver a simple vista sin más que asomarse a la costa. Y encima, PP e IU, piden a estas alturas, en plena orgía navideña, que comparezca Chaves y explique en el Parlamento soberano qué piensa, qué ha hecho y qué no piensa hacer en este sucio asunto. Monigotes, ya digo, puros monigotes, unos y otros, todos. Si se hubiera tratado de un parón en Caja que impidiera cobrar a esa panda, seguro que habían crucificado hace tiempo al cajero y, por supuesto, cobrado. Si gobernara el PP aquí y en Madrid, las voces se confundirían con los ecos del “Prestige”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.