En el juicio de Mercasevilla –el caso denunciado por unos empresarios a los que, en nombre de la Junta, le propusieron dos directivos del PSOE “dejar olvidado un maletín” con 300.000 euros como condición para ser subvencionados–, es otro indignante ejemplo de lo que hemos vivido en Andalucía bajo el “régimen” vigente. Vuelve la imagen de los maletines, inaugurada hace años en el “caso Ollero”, pero esta vez no ya como tragedia sino como farsa, en ese alarde peliculero del maletín olvidado. Los ERE, Invercaria y el maletinazo de Mercasevilla van a pesar demasiado incluso para esos maestros del agio que suelen enterarse de los “casos” por la prensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.