Creo que el PSOE andaluz ha retirado de sus ponencias la propuesta de centrar en la doctrina de Blas Infante como “principal referente del andalucismo”, o séase, de basar en ellas el sentido y las estrategias de la autonomía andaluza. También  Javier Arenas, tal vez para no perder comba, reclama un pleno del Parlamento para honrar al “padre de la patria” estatutario. Y uno se pregunta para cuando el honesto reconocimiento de que en aquellos sueños entre georgistas y priscoagrarios no hay materia que sirva para montar un ideario actual y menos, por supuesto, para basar en el presente una acción de gobierno. Nada tiene que ver el respeto hacia esa figura ejemplar, con la constatación, al alcance de cualquier lector, de que sobre Infantes se ha construido un mito al que, por lo demás, todos exhiben pero al que ninguno respeta. El presidente de la Junta no asiste siquiera al homenaje anual, no les digo más. Es de sentido común que un referente al que todos reclaman  poco debe tener que ver con la política real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.