Escucho estupefacto a doña Susana (ni sombra de lo que era, por supuesto) exigir a la Junta colaboración con el mismo Gobierno que, no contento con el expolio a que la somete en el reparto autonómico, le acaba de expropiar –con la complicidad de ese alcalde-showman que es el alcalde de Vigo– los remanentes que esos grandes olvidados (¡de todos!) que son los Ayuntamientos han conseguido ahorrar a duras penas. ¡Ahorra tú que yo me lo gasto! Hay que ser desconsiderado como lo son estos populistas de siete suelas para mangarle también a esa Administración vecinal, tan próxima, tras tantos años de alardear de “municipalistas”. ¿Miopía, mala fe? La verdad es que no son tan tontos como para merecer que se les aplique aquella atenuante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.