El presidente del Gobierno, enérgicamente requerido por su propio partido en la encerrona catalana a mejorar aquella región, ha dicho que no hay por qué alterarse porque es posible alcanzar un acuerdo de financiación en virtud del cual ninguna comunidad pierda y toidas salgan ganado, Eso se llama “pintar como querer”, pero Chaves ya le ha propuesto, de momento a Arenas, nuevas cargas impositivas sobre los andaluces para atender a esa financiación  que se prevé lesiva para Andalucía toda vez que nadie ha superado el axioma de que “cuando uno gana un duro, otro lo pierde”. Milagritos no hay, ni en política ni en ninguna parte, y es obvio que desde Andalucía no se hace nada para garantizar una justa distribución del dinero nacional, sino que se apuesta por confiar (¿) en la taumaturgia de ZP. La crisis no es igual para todos, eso es lo malo. Si Chaves y los suyos se vieran afectado por ella como se ven muchos ciudadanos, otro gallo cantaría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.