No habrá tampoco la próxima vez elecciones autonómicas separadas, es decir, fuera del paraguas nacional que se encarga de filtrar la luz de modo y manera que poca iluminación llegue al debate regional. No le conviene a Chaves, por supuesto, que se aireen desastre como el que padece nuestra “fuerte” industria, que se pongan sobre la mesa los innumerables indicadores negativos que nos sitúan a la cola del país, incluso que se deje oír el sordo estrépito que sugieren los sociólogos que está produciendo en el electorado andaluz la política entreguista de un partido que pone en libertad a terroristas contumaces o los libra de las condenas que sus propios jueces ven como inevitables. Nuestro Parlamento ha rechazado la propuesta de que –como en las comunidades autónomas de verdad– vayamos en solitario a las consultas tras escuchar el debate propio, enterarnos de nuestros problemas, escuchar los proyectos de solución. Y lo ha hecho con los votos medrosos de Chaves y los oportunistas del PA, no se olvide. Nos han impuesto una autonomía a cencerros tapados y les va tan bien que no están dispuestos a modificarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.