Afirma el presidente Griñán su propósito de impulsar un pacto por la Educación y que el presupuesto de ésta habría subido un 48 por ciento en los últimos cinco años, dato importante habida cuenta de que a pesar de ese espectacular aumento, nuestros recursos siguen por debajo de la media española y comunitaria, a pesar también del desastre que, diga él lo que diga, constatan los observadores especializados. Pero rompe también una lanza por una discreta vuelta a los “conceptos tradicionales” como “aprender a leer, escribir o las matemáticas simples” y eso es algo que no debería echa en saco roto la nueva pedagogía. Porque que nuestro fracaso docente empieza por abajo hace tiempo que está fuera de toda duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.