Están ocurriendo hechos inquietantes en la política europea en torno a la llamada “recuperación de la memoria” que comienzan a desbordar los respectivos corralillos nacionales para afectar en su conjunto a la vida de esa entidad en ciernes que llamamos Europa. Los dos últimos afectan, el uno a Polonia, donde el extraño régimen bicéfalo de los gemelos Kaczynski ha terminado por enfrentarse al Parlamento comunitario por su pretensión de liquidar a un eurodiputado, Borislaw Geremek, que se ha negado a aceptar el premeditado ejercicio de humillación que supone la exigencia de declarar formalmente el repudio a la pasada dictadura comunista o aceptar un colaboracionismo que sería tratado con lenidad por los nuevos inquisidores, un poco en línea con la vieja Inquisición que concedía a los reos que abjuraban al pie del cadalso la “gracia” de ser agarrotados antes de entregarlos a la pira. Hasta un personaje tan vidrioso y hoy desacreditado como Lech Walesa se han sentido en la obligación de pronunciarse contra este intento con un manifiesto, pero han debido ser las democracias europeas las que se opusieran con vigor a esta purga que en el propio país se califica sin ambages de caza de brujas. Por su parte, en España, los obispos –58 de 60– acaban de volver por donde solían proponiendo la beatificación de centenares de víctimas del ‘terror rojo’ como si las que lo fueron del ‘terror azul’ no tuvieran, en muchas ocasiones, su alma en su almario, pero encima con la más inconsistente racionalización imaginable: que semejante gesto guerracivilista será un instrumento al servicio de la reconciliación. Ésa fue la doctrina y la estrategia de la era Wojtila, continuada ahora por un pontífice que acaso debería forzar la discreción habida cuenta de que él mismo militó en instituciones nazis durante la guerra.

xxxxx

No ha habido intento alguno de ajuste de cuentas históricas en Europa que no haya acabado malamente en abusos sin más crédito que el que le otorgaban los rencorosos. En Francia –lo hemos repetido muchas veces– se ha pasado como sobre ascuas cada vez que se trató de reabrir esa memoria podrida que en Inglaterra se ha protegido incluso por la cuenta que le tenía a la propia monarquía, pero no porque se tratara de ocultar la tragedia sepultándola en la amnesia sino porque, echadas las cuentas más elementales, el pie de la suma aconsejaba extremar la prudencia. La Historia tiene su propia lógica y su establecimiento formal debe ser confiado en exclusiva a los historiadores solventes, nunca a aficionados ni a logreros dispuestos a negociar con el rencor, entre otras cosas porque la Justicia que se invoca a tan largo plazo suele ser una entelequia además de una imprevisible caja de sorpresas. Las desgracias históricas, una vez superadas, no conviene que se olviden pero lo lógico y natural es no manipularlas en el clima inevitablemente anacrónico que es siempre la actualidad respecto del pasado, o lo que es lo mismo, que la recuperación razonable y justa de cualquier memoria excluye la parcialidad. No hay ninguna revisión por el estilo que haya cuajado con éxito en Europa. Pregunten en Francia por Enrique IV o por Robespierre, en Inglaterra por Cronwell, miren lo que está ocurriendo en Portugal –quién sabe si como consecuencia de maniobras impropias– hace tiempo olvidada de Salazar: comprobarán que la división de opiniones, ahora ya calma y distante, se mantiene maniquea sin posibilidad de ajuste. La memoria es necesaria y el rencor no es sino una lacra añadida, se revista de lo que se revista, que puede tal vez acarrear nuevas pesadillas pero no es nada verosímil que contribuya a la pacificación. Ni en Polonia ni en España, porque el signo da igual a estos efectos. Si es verdad, como me aseguran, que en Andalucía se ha congelado el presupuesto para esa operación insana, desde luego alguien ha dado en el clavo.

12 Comentarios

  1. Esta Iglesia Católica española no tiene sentido de la Historia, ni del ser humano, e incluso ni del más mínimo sentido común.

    Ganas me entran de efectuar apostasía pública de ella, pero por sentimientos de nobleza de algunos de sus miembros y por que considero que es banal su efecto, renuncio a ello.

    Estamos en 2007 y aún no ha reconocido la humanidad del cardenal Vidal y Barraquer y le ha nombrado víctima moral del genocidio franquista.

    Y es que la mayoría de los católicos españoles, -que sólo son fetichistas-, y acompañados de los profesionales intermediarios entre Dios y los humanos, no son consecuentes con su “ideología”.

  2. Quousque tandem…? Los que tenemos más de sesenta soportamos una infancia bajo la ominosa lacra de los himnos, los brazos en alto y la maniquea división de buenos y malos en la guerrita incivil. Pues al parecer, el famoso póster del abrazo, léase reconciliación, presente tanto tiempo en tantas casas –hasta del Pueblo- se ha caído a pedazos. O lo han arrancado cuatro zopilotes como el circunflejo leonés y el sobrado lucense, con sus ‘concetos’ anclados vaya usted a ver dónde. Suponiéndole capacidad conceptual, que es mucho suponer. El asunto parece que se extiende, como una plaga insidiosa que los vientos llevaran. Estimo que no es más que otro efecto del pensamiento débil, porque es más fácil decir negro o blanco, alto o bajo, feo o guapo, que entrar en matizaciones y sutilezas. Demasiados burros indignos de miel en esta Europa cada vez más vieja, torpe y resentida.

    Tengo que coincidir con l’Abbé en que hay mucho fetichismo –cristos y vírgenes milagreras a los que se le pide que gane un equipo de fútbol o que toque la Primi- en lo que llaman religiosidad. Pero también un número no despreciable de gente digna del mayor respeto. De ahí a canonizar a Vidal i Barraquer nos separa un abismo.

    Ah, mi doña Marta. Esta mañana tempranito le dejé unas aclaraciones. Pas de quoi.

    (Fuera de contexto).

    Ayer publicaba EM un par de páginas dedicadas al recién condecorado premio Cervantes. El poema clave de su obra, reelaborado, qué otra cosa podía hacer el hombre, es la lectura favorita de nuestro míster Bean atolondrado. He aquí una estrofa, que el recién prócer ha abducido, pero que seguro le pone al Guisante.

    Cruzan los pueblos de sonido humilde (a, 11)
    -Pardavé, Pedrún, Matueca-; (b, 8)
    las casas montan las paredes tristes (a, 11)
    sobre el espacio de las huertas; (A, 9)
    vemos las calles en silencio, vemos (- 11)
    la Iglesia muda y las cerradas puertas. (A, 11)
    Esto es un pueblo; se construye a base (-, 11)
    de paciencia y tierra. (a, 6).

    ¿Qué quieren que les diga? Este señor desconoce el abecé de la preceptiva literaria. Descompone una estrofa en la que mezcla distintas métricas, con rimas consonantes, asonantes y versos blancos. Ni el pensamiento es de una brillantez cegadora, ni la forma responde a un portento versificador. Se ve que su trabajo en el banco le impedía cultivar más a fondo el oficio de poeta. ¿Sabrá distinguir un cuarteto –le doy una pista, los cuatro primeros versos de un soneto- de un serventesio?

    Si servidora formara parte del jurado –que nunca lo haré- de la Flor Natural de Villapuerca del Vertedero, el referido engendro no pasaría el primer corte. Cualquier día de éstos rompo mi promesa de no volver a escribir versitos y os dejo aquí otra cagadita, con la esperanza de que me den el próximo Cervantes, con la colaboración de alguien de ustedes que sea amigo de este presidente lector de poesía. (¿?) (Juas, juas)

  3. Elegir un poema entre todos sólo indica una cosa: que le elector ha leído poco. Tomémoslo así. No merece la pena otra cosa. ¿O era mejor elegir 150 como hizo la sra. de González en la TV francesa?

  4. A Sor Prendida,cada día vuelvo a leer el artículo de la víspera por si hubiera alguna participación tardía. De paso me leo los dos articulillos de don Jose Antonio, así que no se preocupe que siempre la leeré.Gracias por las aclaraciones, que también me han servido, y por último, esperamos impacientes unos nuevos versos suyos, que ya leímos algunos con sumo placer.

    xxxxxxxxxxxxxxxxxx

    Estoy de acuerdo con que ” no hay que tratar de ocultar la desgracia sepultándola en la amnesia….sino extremar la prudencia”. lo que pasa en que , aun cuando se está de acuerdo en teoría, cuando se trata de poner nombres y encontrar un justo medio, sin revanchismo, los antiguos antagonismos vuelven a hacerse paso, y cada cual tira para si.Por eso , no es prudente destapar la caja de Pandora hasta que no pase mucho tiempo.

    xxxxxx

  5. Miembros de la Iglesia católica española fueron algunos de los que padecieron las cárceles franquistas, por ser consecuentes con el mensaje cristiano y luchar en las fábricas junto a sus compañeros.
    Formaban parte de la HOAC..Hermandades Obreras de Acción Católica.

    La corrupta e inmoral jerarquía no les restablecerá la dignidad machacada.

    Esta semana 56 de 58 obispos españoles han aprobado de nuevo, otra declaración de nombramiento de “mártires de la fé” de la guerra del 36-39.

    Pd.
    El único delito del cardenal Vidal y Barraquer fué no aceptar el golpe de Estado del general Franco….pero claro como era catalán pués “algo habría hecho”…dicen l@s sectari@s.

  6. Mi señora doña Marta, no es que cuando se sueltan las pasiones “cada cual tira para sí” sino que cada cual tira sobre el otro. Eso es lo que don ja teme con razón y por eso se opone con energía a los “correctos” que reclaman un reabrir heridas que pone una escopeta en cada mano. Me parece incomprensible que haya personas con sentido común que discutan siquiera este punto de vista que representa nuestro amigo.

  7. Nuestro anfitrión hace tiempo que está equidistante, -como muchos “moralistas”-, quisiera dejar las maldades de las ideologías al 50% y eso además de no ser cierto es imposible como muy bién sabe.

    Y es que quizás desea que perdamos la memoria.

  8. De acuerdo al 100 por cien, querido. Deja que otros –ignorantes o malo, según los casos– insistan y nos tienten con lo que bien defines: el rencor.

  9. Me alegra reencontrar a nuestra San Sulpicio, y comprobar que hay cosas –como el charneguismo autodidacta- que no tienen cura.

  10. Siento no haber definido correctamente la rima de los versitos del Cervantes. Ahí va la versión correcta:

    Cruzan los pueblos de sonido humilde (a, 11)
    -Pardavé, Pedrún, Matueca-; (b, 8)
    las casas montan las paredes tristes (a, 11)
    sobre el espacio de las huertas; (B, 9)
    vemos las calles en silencio, vemos (- 11)
    la Iglesia muda y las cerradas puertas. (B, 11)
    Esto es un pueblo; se construye a base (-, 11)
    de paciencia y tierra. (b, 6).

    Al mejor pastelero se le enrancia una milhojas. Ji, ji.

  11. Señor cura, gracias por haber expresado cabalmente lo que también yo también quería decir.
    Feliz primero de mayo a todos.

  12. Sor Prendida,parece que en este señor hay mucho miserabilismo y dolorismo deliberadoo ¿qué le parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.