Siempre he creído que la memoria es elástica pero sólo hasta un cierto punto. El saber, quiero decir la toma de noticia del mundo circundante más los conceptos procedentes de la propia reflexión, van acumulándose en ella y, dígase lo que se diga, ocupando lugar. De la memoria humana, no podemos, en todo caso, “borrar” su contenido para ganar espacio como se hace con las artificiales, lo que explica que con la edad el individuo vaya desarrollando cierta sensación de pérdida hoy, por desgracia, agravada por el miedo generalizado al mal de Alzheimer. ¿Quién no experimenta, pasado “el mezzo del camin” de su vida, el temor de andar perdiendo facultades con el vago presentimiento de esa catástrofe de la conciencia? Me dice mi amigo neurólogo que a la consulta acuden cada día más ciudadanos aquejados de su propio miedo al olvido pero que, en realidad, no padecen sino síntomas de aprensión más o menos vecinos de la hipocondría, y ya de paso me explica que una cosa es la anosognosia, o incapacidad para identificar el propio mal, y otra muy diferente la pérdida natural y frecuentemente progresiva de nuestras facultades mentales. Mi amigo razona que quien es consciente de padecer estos olvidos –¿con quién hablaba yo ayer, cómo se llama de apellido mi cuñado, quién escribió “Las alegras comadres de Windsor” tal vez—es precisamente quien está –de momento- a salvo de problemas serios de memoria. Lo expresa con mayor rigor si cabe el doctor Dubois, neurólogo del CHU Pitié-Salpetrière en un confortable apotegma que dice así: “Cuanto más se quejan los sujetos de su memoria declinante, menos posibilidades tienen de sufrir una enfermedad de la memoria”. Usted o yo no padecemos ese escalofriante mal que nos abisma en el olvido. Se trata, simplemente, de que vamos cumpliendo más años de los que querríamos.

Es posible que esta plaga de medrosidades no se deba más que a la proliferación de materiales psíquicos que una sociedad medial proporciona, velis nolis, al individuo aprensivo. Nunca la Humanidad ha debido retener tanto nombre, tanto topónimo, tanta inútil guarnición de noticias y sucedidos y tanto escándalo abarrotando el caudal de su conocimiento. Y por eso, no me cabe duda, el miedo a olvidar nos hace temer tanto unas pérdidas de contenido que son interiorizadas como una disolución de la personalidad. Yo mismo, cada día más flaco de memoria, me agarro a la experiencia de ese sabio francés como quien se aferra a un salvavidas.

6 Comentarios

  1. Bien nos viene, qué descanso me trae ensta refleción y el testimonio de ese sabio francés, pues yo me encuentro entre los temerosos. Creo que don ja lon ha visto muy bien: el saber ocupa lugar, nunca hubo más noticias que ahora, la edad desmerece los órganos corporales, ay. Confiemos en que pronto haya la providencia para salvar a tanta gente de ese mal temible.

  2. Es médico francés razona muy bien y creo que este comentario puede ayudar a muchas personas obsesionadas con su pérdida de memoria. Muy de acuerdo con los motivos señalados por jagm y con el comentario de monseñor.

  3. Hay un instrumento sencillo y fácil de encontrar (esta es una dirección fiable: http://www.neuropsicol.org), que es el MiniMental Test. Tómense unos minutos y comprobarán que ninguno de los que pululamos por aquí estamos (aún) amenazados por el fatídico mal de Herr A.

    Y entre los consejos que se dan para evitarlo o atrasarlo lo más posible, como el que hablaba en prosa sin saberlo, los contertulios de JA los cumplimos casi todos por anticipado. Seguro que todos ustedes conocen, al menos de oidas al Dr. Ramón Cacabelos. Su equipo da pasos de gigante.

    Hay estadísticas para casi todo: una fiable dice que a partir de los 85 años, aumentan las posibilidades hasta un…, ¿lo digo? hasta un 40%. Estoy seguro de que pertenecemos al 60% restante. Una mayoría superabsoluta. Y mis razones tengo.

    No se obsesionen con el tema y recuerden la cantidad de longevos lúcidos que todos conocemos.

  4. (Disculpen. Tal vez no es fácil hallarlo en la dirección anterior. Aquí lo tienen)

    MINI EXAMEN COGNOSCITIVO (MEC)

    ORIENTACIÓN

    • Dígame el día………..fecha ……..Mes…………………..Estación………………………Año………. ___5
    • Dígame el hospital (o lugar)……………………………… planta…………………ciudad……………..Provincia………………….Nación……………………………………………………………
    ___5

    FIJACIÓN

    • Repita estas tres palabras ; peseta, caballo, manzana (hasta que se las aprenda) ……………………………… ___3

    CONCENTRACIÓN Y CÁLCULO
    • Si tiene 30 ptas. y me dando de 3 en 3 ¿cuantas le van quedando ? ___5

    • Repita estos tres números : 5,9,2 (hasta que los aprenda) .Ahora hacia atrás
    ___3

    MEMORIA
    • ¿Recuerda las tres palabras de antes ? ___3

    LENGUAJE Y CONSTRUCCIÓN

    • Mostrar un bolígrafo. ¿Qué es esto ?, repetirlo con un reloj ___2
    • Repita esta frase : En un trigal había cinco perros ___1
    • Una manzana y una pera ,son frutas ¿verdad ?
    ¿qué son el rojo y el verde ? ___2

    • ¿Que son un perro y un gato ? ___3
    • Coja este papel con la mano derecha dóblelo y póngalo encima de la mesa
    ___1

    • Lea esto y haga lo que dice : CIERRE LOS OJOS ___1
    • Escriba una frase ___1
    • Copie este dibujo ___1

    (Dos pentágonos que se cortan)

    Puntuación máxima 35.
    Punto de corte Adulto no geriátricos 24
    Adulto geriátrico (<65 años) 20

    APLICACIÓN DEL TEST

    Orientación:

    Seguir las indicaciones del test (un punto cada respuesta correcta).

    Fijación:

    Repetir claramente cada palabra en un segundo. Se le dan tantos puntos como palabras repite correctamente al primer intento. Hacer hincapié en que lo recuerde ya que más tarde se le preguntará.

    Concentración:

    Si no entiende o se resiste, se le puede animar un poco, como máximo reformular la pregunta como sigue: “ si tiene 30 euros y me da 3 ¿Cuántos euros le quedan? y a continuación siga dándome de 3 en 3 ( sin repetir la cifra que él dé). Un punto por cada substracción correcta, exclusivamente. Por ejemplo 30 menos 3 = 28 (0 puntos); si la siguiente substracción es de 25, ésta es correcta (1 punto). Repetir los dígitos lentamente: 1 segundo cada uno hasta que los aprenda. Después pedirle que los repita en orden inverso y se le da un punto por cada dígito que coloque en oposición inversa correcta.
    Por ejemplo, 592 (lo correcto es 295); si dice 925 le corresponde 1 punto.

    Memoria:

    Seguir las instrucciones del test, dando amplio margen de tiempo para que pueda recordar, pero sin ayudarle ( un punto por cada palabra recordada)

    Lenguaje y construcción:

    Seguir las instrucciones puntualizando que:

    – Leerle la frase despacio y correctamente articulada. Para concederle 1 punto tiene que ser repetida a la primera y correctamente articulada, un fallo en una letra es 0 puntos.

    – Semejanzas; para darle un punto en verde-rojo tiene que responder inexcusablemente “colores”. Para la semejanza perro-gato la contestación correcta exclusiva es animales o animales de “x” características o bichos.

    – En la ordenes verbales, si coge el papel con la mano izquierda es un fallo en ese apartado. Si lo dobla más de dos veces otro fallo. Dependiendo de la posición del paciente se podrá modificar la orden de poner el papel en la mesa o en el suelo. Cada una de las partes de la orden ejecutada correctamente es un punto, hasta un máximo de 3.

    – Para los test de la lectura y escritura, pedir al paciente que se coloque sus gafas, si las usa, y si es preciso escribir la orden y los pentágonos en trazos grandes en la parte posterior del papel , para que los vea perfectamente. Se le concede un punto si, independientemente de lo lea en voz alta, cierra los ojos sin que se le insista verbalmente. Recalcar antes, dos veces como máximo que lea y haga lo que pone en el papel.

    – Para escribir una frase instruirle que no sea su nombre. Si es necesario puede usarse un ejemplo, pero insistiendo que tiene que escribir algo distinto. Se requiere sujeto, verbo y complemento para dar un punto (las frases impersonales sin sujeto)

    – Figuras: la ejecución correcta (1 punto) requiere que cada pentágono tenga exactamente 5 lados y 5 ángulos y tienen que estar entrelazados entre sí con dos puntos de contacto.

    Mini-Examen Cognoscitivo. Versión española del Mini-Mental Status Examination de Folstein et al

  5. Disculpen ‘el anonimato’ y lo ‘deconstruido’ que me salió un documento que he trabajado en el word.

    Los números ___N con la puntuación de cada pregunta han salido algo piripis.

    ¿A que lo superan con sobresaliente?

    De nada.

  6. Excellent post. I was checking constantly this weblog and I am impressed!
    Extremely helpful info specially the final part :) I maintain such information a
    lot. I was seeking this certain info for a long time.
    Thanks and best of luck.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.