Era evidente que, al paso que llevaba la burra del mangoneo, no era posible continuar sin descoñarse institucionalmente. Por eso está muy puesta en razón la iniciativa del PSOE en la Mesa del Parlamento pidiendo instrucciones sobre cómo deben sus Señorías declarar la situación y actividades económicas de sus cónyuges, que también hace falta cuajo para esperar a que estallen las vergüenzas del “caso Velasco” o el “caso Martos” antes de tomar medidas. Es un secreto a voces –nuestros pueblos no son megalópolis y todo acaba sabiéndose en ellos—que la pasta de los cursos de parados está montando en burra a unos cuantos relacionados con el Poder o, mejor dicho, con los poderes. Por eso está bien esta iniciativa del PSOE, aunque sólo sea por la cuenta que tiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.