El mismo SAS que hace años despachó sin contemplaciones a los médicos al cumplir 65 años en lugar de mantenerlos hasta los 70, como era la norma de siempre, autorizará ahora a los facultativos rurales a continuar ejerciendo durante ese periodo. ¿Para paliar el déficit y garantizar el servicio? Pues uno diría que más bien porque de lo que se trataba con aquel despido era renovar las jefaturas clínicas con profesionales adictos, mientras que en los pueblos, al no haber jerarquías, resulta innecesaria la medida. Son los médicos críticos desde sus cargos hospitalarios los que incomodan al SAS y por eso los echaron y los echan. Aquellos que no tienen voz o la tienen apenas audible, bien pueden seguir en el tajo resolviéndole al problema a la Junta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.