La actualidad veraniega de la provincia se reproduce puntualmente cada año: faltan médicos y sobran atascos. En Nerva o en Matalascañas, en la propia capital, el usuario del sistema público de salud paga a escote el desinterés político y las rutinas administrativas haciendo colas interminables para ser atendido, en el mejor de los casos, por un facultativo de urgencia, contratado para el caso, y más que probablemente “por días” y hasta “por horas”. En los insuficientes accesos a la costa –instrumentos partidistas desde hace años– los ciudadanos se pudren en las colas interminables con las que el Gobierno castiga a sus adversarios y competidores electorales. Este verano como todos, sin novedad. Si hay algo que falta a nuestros politiquillos en la medida en que sobra la mala fe, es imaginación y ganas de arreglar las cosas. De otro modo, ya me explicarán ese déficit viejo de sanitarios y esos atascos más que clásicos.

1 Comentario

  1. Para atascos Cataluña. El sábado tardaron los automovilistas 4 horas para recorrer 80 km. La A7 que es de pago como casi todas las catalanas, tiene en algunos tramos dos carriles por banda y no hacen ninguna inversión en mejorarla. La empresa presionada por la Generalitat, dada la situación de posible motín ciudadano cualquier día, tuvo como gesto levantar las barreras de peaje en el Vendrell y a la entrada de Tarragona. Nadie se libró de pagar el paso por los túneles que son 4.85 €.
    La Empresa ha comunicado que nunca más volverá a subir las barreras.
    Los políticos siguen a lo suyo..llegar a final de mes y a cobrar un pastón.

    El apagón de la semana pasada que dejó 300.000 ciudadanos sin luz, sigue amargándoles el verano a muchos ciudadanos. El ruido de los generadores es infernal y las farmacias de la zona han agotado los tapones para los oidos.
    Pero es igual, los políticos son sordos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.