Resulta que nuestros médicos emigran a otros países que pagan mejor sus servicios mientras a nuestra Sanidad se vienen los médicos en paro de otros países, en muchos casos con títulos sin homologar siquiera. Médicos precarios, con contratos basura, que nos atienden desde la inquietud personal y a los que el SAS no concede mejor trato que el dado a un eventual sin futuro. Una situación insostenible que perjudica al servicio y pagan los ciudadanos al soportar una asistencia lógicamente perjudicada por el maltrato al médico. Cuesta entender que un SAS que destaca en servicios excepcionales, fracase en la asistencia del día a día por una mala gestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.