Se multiplican los casos de solicitantes de las ayudas prometidas en la Ley de Dependencia, cuyos recursos, encima, serán recortado en el los próximos Presupuestos. Hay ancianos nonagenarios, incluso centenarios, que son calificados por la Junta –al cabo de Dios te salve, encima–  como “dependientes moderados”, disparate que la ‘delegata’ de Bienestar Social e Igualdad en Jaén ha justificado con el argumento de que “la dependencia no tiene por qué estar ligada a la edad, pues se puede tener 40 años y sr dependiente y tener 100 y no serlo” ¡Cráneo privilegiado! Aquí lo único claro es que la Ley de Dependencia, esa lumbrera de la legislatura pasada, va a quedar en la mayor estafa legal perpetrada en toda la democracia. Es más fácil predicar que dar trigo. Y lo curioso es el silencio de todos los partidos que, junto al que gobierna, votaron esa ley prohibitiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.