CCOO denuncia a UGT por permitir que se maltrate a los trabajadores en la Diputación y acusa a ésta nada menos que de “malversación encubierta” además de presión sobre aquellos, mientras los gremios “profesionales” callan o miran para otro lado. Estos días mismos va a recalar en la Dipu, como “asesor” número mil, el último alto cargo cesado (o dimitido, lo misma da) en Sevilla por la Junta, lo que confirma que, además de maltratar a los funcionarios y financiar la campaña contra el alcalde de la capital, esa institución perfectamente amortizable funciona ya sin tapujos como asilo sin límites de “arrecogíos” en desgracia. El dinero de los pueblos de la provincia se emplea en pagar las facturas de los candidatos del PSOE y, sobre todo, en pagarle el sueldo a la legión de descalabrados del partido. Ya me dirán para cuando el gran debate sobre el modo de amortizar un organismo que duplica funciones con la Junta autónoma y no sirve más que para arrimar dinero al “aparato” de su partido. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.