En plena romería popular, el PSOE de Lepe está extinguido o en trance de extinción ya que han sido suspendidos de militancia 132 de los 135 miembros de la agrupación local. Y ahora se invoca, entre ingenua y cínicamente, la mediación  de Mario Jiménez, como si el disparate de la suspensión pudiera no haber sido obra suya. El problema creado por el leninismo de partido es esta vez especialmente grave porque a las escasas posibilidades que el partido tenía de cara a las municipales se une hora el hecho de concurrir a ellas con una organización de la que lo único que quedan son las heridas abiertas. A un golpe como éste hay que remontarse mucho para encontrarle parangón. Ya veremos por dónde le sale a los autócratas esta aventura disparatada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.