Lleva razón quien, desde la competencia, acusa a ZP y a Rajoy de “fariseos” por rasgarse las vestiduras ante la ridícula sanción impuesta por el CGPJ saliente al juez que no ejecutó la sentencia del asesino de la niña onubense. La lleva hasta el punto que demostró ayer la imagen de los juzgados sevillanos expuestos por los jueces a la televisión para que el ciudadano vez en directo la realidad insostenible de una Justicia atestada, falta de recursos y, en consecuencia, caótica. Lo que le ha ocurrido al juez Tirado con tan trágica fortuna le puede ocurrir en cualquier momento a cientos y cientos de jueces desbordados por las circunstancias y ésa es responsabilidad ante todo del Poder –en nuestro caso de la Junta de Andalucía, pero también del Ministerio—que sabe lo que está ocurriendo y lo deja correr porque la inversión en Justicia no da votos.

Podemos linchar al juez entre todos, es lo más sencillo. Lo más eficaz sería afrontar de una vez la miseria en que se mueve la Justicia.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.