Mientras el secretario regional, Manuel Pastrana, amaga con echar la gente a la calle ante la pasividad de la Junta y del Gobierno en la crisis industrial onubense, la “correa” onubense sigue haciendo su papel. Pero por más que Luciano Gómez insista en la responsabilidad del Ayuntamiento de la capital en esa crisis, a pocos trabajadores va a engañar a estas alturas en todos saben qué ha hecho cada cual y también que ha dejado de hacer. No se debe politizar este asunto, conformes, pero a la vista está que en Huelva no hay talante ni talento para unirse en un frente cerrado a favor del trabajo. Pesan demasiado los compromisos políticos, en uno y otro bando. Y esa es una pésima noticia para los trabajadores amenazados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.