Lamentable todo el asunto de Marbella, ese saqueo consentido que dejó al Ayuntamiento en cuadro e hizo cambiar de bando a la parroquia, de manera que los mismos que paseaban a hombros a Gil vitoreándolo, se revuelven hoy como una chusma insaciable ante el olor de la sangre. La imagen de Pantoja acosada y medio fuera de sí, abrumada por insultos e improperios, no puede ser calificada más que como la más chusca expresión de un revanchismo populista cruel y veleidoso. Porque son los mismos los que ayer la vitoreaban y quienes que ahora juegan a lincharla. Una lastimosa imagen, ya digo, indigna de un pueblo sano.

1 Comentario

  1. «…admirable Azorín, el reaccionario por asco de la greña jacobina», dice don Antonio Machado. Da asco ver esos asedios de gente desocupada y mala hiel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.