Es curioso que al mandamás del PSOE, Javier Barrero, le resulte tan inconveniente el megaproyecto de El Almendro como para arrogarse la autoridad de la Junta y mandarlo parar, tratándose de algo tan similar a lo que él mismo lucho a brazo partido por sacar adelante en Punta Umbría. Parecidas circunstancias del suelo, la misma ambición megalómana de las urbanizaciones, los hoteles de lujo, los campos de golf y la Biblia en pasta, con la diferencia de que ei en Punta Umbría quien mandó parar fue Chaves, investido de autoridad legítima, en El Almendro el “comandante” se ha colocado solo los galones en la bocamanga. No se ve lo mismo un  supernegocio que le pilla a uno a mano que otro que se ve de lejos en manos de terceros, está visto, pero el caso es que en esta provincia manda más Barrero que la Junta y sus prohibiciones partidistas se imponen a los legítimos decretos administrativos.

1 Comentario

  1. Visto así, desde lejos, parece mentira que cosas así puedan pasar en España: parece más digno de repíblicas bananeras…pero quizás me equivoque….Y lo que es peor, quizás tampoco aquí estemos al abrigo de cosas semejantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.