Sólo en “imprevistos”, el presupuesto creciente de la obra del Palacio de San Telmo, capricho augusto de Chaves, se ha visto incrementado en otros 50 millones de euros. Suma y sigue. En plena crisis, embalados en la caídas del empleo, revueltos en la trágica situación de miles de familias que diariamente pasan a la indigencia. Se ha pasado de 24 a más de 40 millones, y hay quien dice que la realidad es que van gastados ya más de 50. ¡Será por dinero! Habrá otros muchos asuntos en la Andalucía actual que resalten el contraste entre la angustiosa coyuntura ciudadana y la insensibilidad de los dirigentes de la autonomía, pero ninguno como éste de tirar por la ventana el tesoro, como los viejos próceres renacentistas, para escarnecer aún más al pueblo. Chaves no se merece semejante gasto ni Andalucía se merece a ese Chaves que la mantiene bien atraillada en su mediocridad regimental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.