Continúa el ruido en torno a las declaraciones de renta y patrimonio de nuestros líderes, estrategia suprema para ocultar la crítica situación que atraviesa la autonomía. Con la ingenua colaboración del PP, por cierto, que entra al trapo cada  vez que se lo presentan, mientras la Junta concede ayudas millonarias antes de ser solicitadas a las “empresas amigas” o se dispone a lanzar “bonos patrióticos” para rematar la inasumible deuda, sin plantearse siquiera meter previamente la tijera en el gasto colosal que sostiene al “régimen”. No hay que hacer caso a esos falsos profetas que reclaman austeridad a todos menos a sí mismos. Ni olvidar que los problemas reales son otros. Justamente aquellos de los que la Junta no quiere ni oír hablar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.